Se trata del ahora ex comisario inspector de la Policía de Córdoba, Mario Ariel Véliz, quien fue imputado por “lesiones leves calificadas por odio racial, religioso, de género y etcétera” y “lesiones leves calificadas por la condición especial del autor”

El ahora ex comisario inspector de la Policía de Córdoba, Mario Ariel Véliz, fue pasado a retiro por discriminar y hostigar a un subordinado, con expresiones agraviantes vinculadas a su orientación sexual.

Además, fue denunciado por un sargento primero con 18 años de antigüedad por “lesiones leves calificadas por odio racial, religioso, de género y etcétera” y “lesiones leves calificadas por la condición especial del autor”.

“Mandalo a ese putito a la marcha gay, que ahí se siente bien” y «Qué olor a putito» habrían sido algunas de las frases que el comisario pasado a retiro le profirió a su víctima, a quien tenía a cargo en la escala funcional, según revela una nota de La Voz del interior.

También habría aprovechado su autoridad para exponerlo a tareas humillantes.

El mencionado medio también da cuenta de que Véliz está en situación pasiva desde el 25 de enero y a partir del 27 de abril ya no cobra su sueldo como policía, tras haber sido imputado. Agrega, en tanto, que el cobro de su jubilación dependerá del fallo del Poder Judicial.