«Adiós al poeta y periodista», expresó el Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación. Se desempeñó en numerosos medios radiales, televisivos y gráficos de esta ciudad, como los diarios La Voz del Interior, Córdoba y Los Principios.

Las expresiones de dolor y pesar se multiplicaron en las redes ni bien se conoció este viernes la noticia del fallecimiento del periodista y poeta Manuel Eduardo “Manolo” Lafuente.

Manolo Lafuente se desempeñó en numerosos medios radiales, televisivos y gráficos de Córdoba, como los diarios La Voz del Interior, Córdoba y Los Principios, desde donde llegó a hacer entrevistas a personajes que molestaban al poder, aún en plena dictadura.

Trabajador de los Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la UNC, periodista comprometido con los derechos humanos, en sus clásicos de los años 80 se destaca la producción de “El hombre de la calle”, un micro radial en el que le ponía, con su ironía, mordacidad y exquisito modo de narrar, pulso a los temas cotidianos.

Nació en el porteño barrio de San Telmo “plateado por la luna”-según sus propias palabras- y eligió la localidad de Cabana, en Unquillo, para vivir.

Manolo Lafuente, el último bohemio. El humor y la ironía eran sus características de un periodismo incisivo, creativo con sus agudas crónicas, notas políticas y literarias. Dueño de una pluma que daba otro vuelo a las narraciones, más allá de que fuera una tragedia lo que se expresaba, y todo a partir de su profunda sensibilidad.

El sepelio se llevó a cabo en Unquillo, la localidad de Sierras Chicas que amó y eligió para vivir.