El aumento en el sector comercial fue de un 275%. Impacto en la rentabilidad y quejas entre las cámaras empresarias.

La suba en la tarifa eléctrica a partir de mediados de febrero no afectó solamente a los usuarios residenciales sino también a la industria y los comercios. Estos últimos sufrieron repentinamente un aumento del 275% en la luz, por lo que acusaron un «duro golpe» que impactará en sus márgenes de rentabilidad, advierten en el sector.

El fuerte aumento de la luz establecido por el Gobierno para el AMBA el viernes de la semana pasada llevó, oficialmente, a aumentos de entre el 65 y el 150% promedio para usuarios residenciales. Sin embargo, lo anunciado por el Gobierno fue solo el ejemplo más bajo del nuevo cuadro tarifario, por lo que, extraoficialmente, los aumentos para las viviendas serán en verdad mucho mayores, de entre el 130 y el 300% según el segmento de ingresos, e impactando más en los más pobres (sector N2)

Pero las subas fueron similares o peores en casi todas las categorías de grandes usuarios no residenciales. Entre ellas, de un 128% para la industria, de un 246% para escuelas y hospitales y de un 1258% para los clubes de barrio, según el cálculo que realizó el centro de estudios OCIPEX.

En el caso de los comercios, en tanto, el aumento fue de un 275% promedio, detalló OCIPEX a partir de los cuadros tarifarios oficiales publicados una semana atrás en el Boletín Oficial por parte de la Secretaría de Energía.

Se trata de un nuevo impacto que el sector comercial deberá afrontar en los dos meses y medio que van de gobierno de Javier Milei. Hasta ahora, principalmente, los comercios son los que más sufrieron la recesión por el lado de la rentabilidad. Según el relevamiento de la CAME, las ventas minoristas se desplomaron en enero un 28,5% interanual y un 6,4% intermensual.