La diputada nacional del Frente de Izquierda y los Trabajadores – Unidad (FIT-U) Myriam Bregman consideró un «cambalache» el texto enviado por el Ejecutivo, que «mezcla la venta de entradas con la reforma penal y del divorcio vincular».

Antes de ingresar al Congreso para el debate del proyecto de Ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los argentinos, la diputada nacional del Frente de Izquierda y los Trabajadores – Unidad (FIT-U) Myriam Bregman, consultada por la prensa, consideró un «cambalache» el texto enviado por el Ejecutivo, que «mezcla la venta de entradas con la reforma penal y del divorcio vincular».

«Es un desastre lo que se va a votar«, expresó, advirtiendo que «sectores que llegaron plantándose como opositores, ahora están permitiendo que Javier Milei apruebe esta ley».

«Seguimos insistiendo en que la gente rechaza este mamarracho«, indicó, subrayando que «las consecuencias para los que trabajan y para los jubilados y jubiladas va a ser desastrosa».

Planteó también que aquellos gobernadores que «hablan del problema de los agronegocios y las retenciones,  son verdaderos lobbistas de las cerealeras, de los grandes sectores del poder concentrado de la economía».

Finalmente, refirió que en los debates presidenciales realizados en 2023 no se escuchó al ahora presidente Javier Milei «decir que van a privatizar los ferrocarriles Aerolíneas (Argentinas)«. Ni tampoco habló de «declarar a la educación un servicio esencial», cosa que cuestionó particularmente: «Para nosotros, la educación es un derecho, tiene que tener prioridad, presupuesto y todas las garantías para la docencia. Acá lo único que quieren es que la docencia no pueda protestar».