La vicepresidenta expresó sus críticas a través de la red social Twitter, señalando que la medida afecta «en un servicio imprescindible como el de la salud».

 

Resulta francamente inaceptable este nuevo aumento, esta vez de dos dígitos (13,8%), que el Gobierno autorizó a las empresas de medicina prepaga, y que, de esta manera, suman el 114% anual de aumento otorgado. O sea, más de un 20% sobre la inflación anualizada», afirmó en la mañana de este miércoles la vicepresidenta.

Asimismo, señaló que «oportuna y reservadamente» manifestó su «opinión contraria a seguir concediendo aumentos que afectan a las familias argentinas en un servicio imprescindible como el de la salud y que además agrava al proceso inflacionario»; denotando su malestar por no haber sido considerada a la hora de aceptar este incremento.

Fuente: Télam