La conclusión surgió de un cotejo de imágenes que los peritos de la División Individualización Criminal de la Policía Federal Argentina.

Una pericia determinó que el tatuaje nazi que Fernando André Sabag Montiel tiene en su mano izquierda es el mismo que aparece en la mano de la persona que intentó asesinar a la vicepresidenta.

La conclusión surgió de un cotejo de imágenes que los peritos de la División Individualización Criminal de la Superintendencia de la Policía Federal Argentina (PFA) hicieron entre fotografías de los tatuajes del detenido y los videos donde se observa el momento del ataque.

El estudio, que ya está en manos de la jueza federal María Eugenia Capuchetti, analizó por dimensiones y morfológicamente el tatuaje que tiene en su mano el agresor y llegó a la conclusión de que se trata de la misma «Cruz de Hierro» -condecoración del ejército alemán en épocas de nazismo-, que tiene tatuada Sabag en su mano izquierda.

Lo mostró un video

El video clave que permitió hacer el cotejo es el que fue grabado con un celular por un militante, de frente a la vicepresidenta, y en el que aparece en primer plano la mano tatuada del frustrado tirador.

Esta grabación es una pieza clave de la investigación ya que, en la misma filmación, que tiene audio, se escucha cómo el atacante gatilló la pistola Bersa calibre .32 a centímetros de Fernández de Kirchner, pero el arma no se disparó.

En varias fotos que Sagab tenía subidas a sus redes sociales, se observa este tatuaje de la Cruz del Hierro.

Si bien en esas imágenes parecería que el tatuaje identificado está en la mano derecha, las fuentes aclararon a Télam que son fotografías tomadas con la cámara frontal del celular, en modo “selfie”, y por ello aparecen invertidas “en espejo”.

Fuentes de la investigación indicaron a Télam que por más que Sabag ya estaba identificado como el autor del ataque por varios testigos -entre ellos los militantes que lo redujeron y entregaron a la Policía-, este peritaje es un elemento más para individualizarlo por las imágenes de lo sucedido como el autor de la tentativa de homicidio.

La pistola que usó Sagab era de un vecino fallecido

La pistola calibre 32 pertenecía a un vecino del imputado que falleció en 2021, y ahora los investigadores intentan determinar si el acusado se la había pedido prestada o si se la robó.

Lo aseguraron fuentes policiales y judiciales a Télam. La pistola Bersa calibre 32 había pertenecido hasta el 2021 a un hombre domiciliado sobre la calle Condarco, en Villa del Parque, vecino en aquel entonces del agresor de la vicepresidenta.

El dato ya fue incorporado al expediente que tiene a su cargo la jueza federal 5, maría Eugenia Capuchetti, ante quien ayer el imputado se negó a declarar.

Sin embargo, en ese acto, el ciudadano brasileño admitió ser el dueño del arma, algo que ya fue descartado porque no estaba registrada a su nombre y ni siquiera era legítimo usuario.

Los pesquisas de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal Argentina (PFA) ya tienen acreditado que la pistola era de un hombre fallecido.

“Era vecino y amigo de Sabag Montiel”, dijo uno de los investigadores consultados por Télam, quien confirmó que al momento de secuestrarla, la pistola tenía la numeración limada y solo podían verse los últimos tres números 250.