Organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles y de derechos humanos marcharon en Córdoba este viernes en defensa de la democracia.

Una masiva movilización se realizó este viernes en Córdoba, convocada por los partidos y agrupaciones que conforman el Frente de Todos, a los que se sumaron los organismos de derechos humanos, organizaciones sindicales, las dos CTA y agrupaciones estudiantiles.

Al igual que en el resto del país, los manifestantes salieron a las calles en un número que los organizadores calcularon en alrededor de 20 mil, interpelados por el grave atentado sufrido por la vicepresidenta Cristina Fernández el jueves por la noche cuando regresaba a su domicilio.

La concentración inició pasadas las 18 en Colón y La Cañada, para iniciar una marcha que concluyó cerca de las 20 frente al Patio Olmos.

Si bien cientos de personas se encolumnaron tras los partidos u organizaciones sindicales a las que pertenecen o donde habitualmente militan, se pudo ver a muchas que asistieron de manera independiente, motivados seguramente por la necesidad de defender la democracia que, presta a cumplir 40 años desde su recuperación, por estas horas estuvo en en riesgo. El intento de magnicidio contra la vicepresidenta pareció poner en cuestión ese contrato sellado por la sociedad argentina en diciembre de 1983.

Por la «Paz y Defensa de la Democracia», ésa fue la consigna convocante para repudiar el atentado que sufrió la vicepresidenta Cristina Fernández el jueves, alrededor de las 21, cuando al regresar a su domicilio y detenerse a saludar a los cientos de seguidores que la aguardaban, un hombre burló la custodia, se infiltró entre los militantes y le gatilló dos veces a poca distancia de su cabeza sin que se alcanzara a disparar la pistola.

Ya dijimos Nunca Más a la violencia e intolerancia política en Argentina», afirmó en su convocatoria a la marcha la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos. A través de un comunicado, repudió «enérgicamente el intento de magnicidio de la vicepresidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner» y exigió «la urgente investigación del hecho para esclarecer las causas y lxs responsables de tamaño atentado a nuestra democracia».

Si bien cientos de personas se encolumnaron tras los partidos u organizaciones sindicales a las que pertenecen o donde habitualmente militan, se pudo ver a muchas que asistieron de manera independiente, motivados seguramente por la necesidad de defender la democracia que, presta a cumplir 40 años desde su recuperación, por estas horas estuvo en en riesgo. El intento de magnicidio contra la vicepresidenta pareció poner en cuestión ese contrato sellado por la sociedad argentina en diciembre de 1983.

Por la «Paz y Defensa de la Democracia», ésa fue la consigna convocante para repudiar el atentado que sufrió la vicepresidenta Cristina Fernández el jueves, alrededor de las 21, cuando al regresar a su domicilio y detenerse a saludar a los cientos de seguidores que la aguardaban, un hombre burló la custodia, se infiltró entre los militantes y le gatilló dos veces a poca distancia de su cabeza sin que se alcanzara a disparar la pistola.

Ya dijimos Nunca Más a la violencia e intolerancia política en Argentina», afirmó en su convocatoria a la marcha la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos. A través de un comunicado, repudió «enérgicamente el intento de magnicidio de la vicepresidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner» y exigió «la urgente investigación del hecho para esclarecer las causas y lxs responsables de tamaño atentado a nuestra democracia».

Oscar, de 61 años, recordó las movilizaciones durante los primeros años de democracia. “Allá por 1987, salimos todos a las calles y eso que no éramos radicales ni alfonsinistas; nos movía la necesidad de defender la democracia por la amenaza de golpe de los carapintada y por la libertad que habíamos ganado después de la dictadura. Hoy veo que más allá de que todos repudiaron el atentado, la dirigencia no está unida, la oposición al Gobierno nacional no acompañó y eso es un error, porque creo que vienen por todos, no debería reducirse a si el ataque es a los kirchneristas, de hecho no me siento k”.

La dirigencia cordobesa del Frente de Todos

«No esperábamos otra cosa», manifestó a Télam la diputada nacional Gabriela Estévez, en referencia a la multitudinaria convocatoria. La dirigenta encabezó junto a otros referentes alineados al kirchnerismo el sector que marchó junto a La Cámpora.

Estévez agregó: «El pueblo argentino tiene memoria y cuando siente que la democracia está amenazada, sale masivamente a expresarse para defenderla».

«Creo que esto tiene que ver con todo un espiral de odio que se viene generando hace mucho tiempo y que tuvo su expresión más radicalizada ayer, pero que se viene gestando y expresando hace tiempo», se extendió.

Junto a La Cámpora, se sumaron agrupaciones kirchneristas como Nuevo Encuentro, Partido Comunista, Frente Grande, Kolina, CTA de los trabajadores, Descamisados, Frente Patria Grande, La Bisagra, La Martín Fierro, Partido Piquetero, Compromiso Federal, Cispren, CTA Autónoma y Peronismo Militante.

Martín Fresneda, legislador provincial y ex secretario de Derechos Humanos de la Nación, consideró que «se excedió un límite y se ha tensado la democracia a niveles que solamente con la gente en la calle la podemos fortalecer».

«El agravio y ese tiro a Cristina fue al pueblo argentino, nosotros sabemos muy bien que recuperar las calles es la salida, y no es posible que no podamos construir los consensos necesarios, tenemos la oportunidad. Cristina está viva, la democracia está viva, está en el pueblo argentino reformular en cómo seguimos», completó.