El médico infectólogo Hugo Pizzi cuestionó la decisión del Gobierno provincial: «Cuando se da un paso hacia adelante, hay que mantenerlo».

El médico infectólogo Hugo Pizzi cuestionó la decisión del Gobierno provincial de disponer el cese de la obligatoriedad del uso de barbijo en espacios cerrados a partir del 1º de septiembre.

«Cuando se da un paso hacia adelante, hay que mantenerlo», afirmó Pizzi en una entrevista con Radio Nacional Córdoba, en la que precisó que «en colectivos de media distancia, no usarlo es riesgoso».

Asimismo, adelantó que en dependencias de la Universidad Nacional de Córdoba se seguirá pidiendo: «En nuestros hospitales universitarios, nuestros centros de formación, vamos a seguir exigiendo en lugares cerrados el barbijo».

Y sentenció que, en consonancia con lo que piensa el equipo de 60 profesionales que integra, está «absolutamente convencido de que en lugares cerrados, llámese ascensor o transporte urbano de media distancia, es riesgoso el no uso de barbijo». Y citó el caso de países asiáticos que desde hace 35 años utilizan barbijos, cuando no había referencia imaginable del coronavirus.

Finalmente, Pizzi advirtió que la variante Ómicron cambia constantemente y que «organismos serios de salud anticipan que la situación seguirá así».

La disposición provincial, si bien dispone el cese de la obligatoriedad del uso de barbijo en espacios cerrados a partir del 1º de septiembre, también recomienda que «las personas mayores o con factores de riesgo continúen utilizando estos elementos de protección en lugares con insuficiente ventilación cruzada y en los que haya aglomeración».

La Provincia analiza que la situación epidemiológica «muestra una reducción de casos en las últimas cinco semanas y un descenso marcado de Covid-19 en los 15 días previos a esta decisión», como fundamentación para tomar esta decisión.

Asimismo, informó el Ministerio de Salud que “se registra un elevado nivel de inmunidad en la población, adquirida por las elevadas coberturas de vacunación y por la incidencia de infecciones producidas en sucesivas olas de contagios”.

En paralelo a esta disposición, desde la cartera sanitaria provincial recomendaron no asistir a los lugares de trabajo, a reuniones sociales ni a guarderías o escuelas en caso de presentar síntomas compatibles con enfermedades respiratorias, tales como fiebre, dolor de garganta, tos, entre otros.