Esta presentación lleva la firma del Dr- Paco Durañona, Dr. Vilas, de José Catalano, ex vicepresidente del INTA y Pedro Peretti, entre otros.

“Nosotros hoy, con Paco, Catalano, Vilas, entre otros compañeros, en una presentación que hizo el que más sabe del tema Vicentín, quien estuvo trabajando seis meses ‘de incógnito’, en Reconquista, el Dr. Javier Ortega, hemos presentado a la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, un amicus curiae, para que la Corte nos escuche y tenga en consideración algunas cuestiones que tenemos para decirle”, expresó Peretti.

“Es una presentación con solidez jurídica extraordinaria y con un conocimiento del expediente por parte del Dr. Ortega, luego de siete meses de trabajo, quien primeramente fue parte de la intervención y luego siguió trabajando casi de incógnito. Lo presentamos hace minutos y ahora esperamos qué resuelve la Corte. Si nos concede escucharnos para transmitirle cuál es nuestra opinión y la necesidad urgente de que abra el “cramdown” para salvar la empresa, para que el Estado argentino pueda cobrar sus dividendos y se salven las fuentes de trabajo.

«La Corte de Santa Fe aún no tomó ninguna resolución. El Presidente se abocó al expediente por la cantidad de irregularidades que había. Hay una puja muy grande de intereses económicos locales que se quieren quedar con la empresa. Por un lado está Glencore, el grupo de los corredores de cereales que son los principales acreedores, por otro lado los bancos internacionales, y la empresa Vicentín acaba de contratar a Gil Lavedra, conocido lobbista, persecutor de Milagro Sala, entre otros galardones que tiene, especializado en perseguir causas populares, como abogado.

«Gil Lavedra tiene una contradicción jurídica insalvable, para este caso. Gil Lavedra, siendo Binner gobernador de la provincia de Santa Fe, y actuando en un bloque político, junto con los radicales, o sea el Frente Progresista Cívico y Social que gobernaba Santa Fe, y que estaba integrado mayoritariamente por radicales, le dieron la representación al Dr. Ricardo Gil Lavedra, en ese momento presidente del bloque de diputados de la UCR de la Nación.

«O sea que radicales, le dieron a otros radicales, la representación de un juicio millonario, con honorarios millonarios. Santa Fe acaba de cobrar 150 mil millones de pesos de resarcimiento por esta coparticipación. Imaginen los honorarios que está recibiendo Gil Lavedra.

«Gil Lavedra, desde mi punto de vista, se enfrenta con un claro conflicto de intereses, porque entre ellos hicieron un negocio jurídico y ahora, desde el otro lado del mostrador, lejos de ser abogado del Estado, litiga contra el Estado.

«Este señor ha sido contratado para que la causa vuelva al juez Fabián Lorenzini. Nosotros nos presentamos como amicus curae de la Corte, para decirle a la Corte, que bajo ningún punto de vista puede volver al juez Lorenzino y que debe haber de forma inmediata un “cramdown” para organizar el salvataje de la empresa con el Banco Nación que es el principal acreedor que tiene Vicentín, sumado al Banco Provincia, la AFIP, y el Banco Ciudad de Buenos Aires, el Estado es por lejos el acreedor mayoritario y debe liderar ese “cramdown” y ahí tenemos la gran oportunidad para armar esa empresa testigo productora de alimentos, que tanta falta nos hace hoy para tratar de abaratar precios en este momento inflacionario».

Resta esperar la respuesta de la Corte.