Santiago Omar Riveros, Luis del Valle Arce, Delsis Ángel Malacalza y Eduardo María Lance recibieron prisión perpetua en el que fue el primer juicio por los Vuelos desde Campo de Mayo.

WhatsApp Image 2022-07-04 at 4.32.13 PM

Este lunes, en lo que marca un hecho histórico en los procesos de Memoria, Verdad y Justicia, tuvo lugar la primera condena por los «Vuelos de la Muerte», en la causa que investiga los crímenes de cuatro víctimas cuyos cuerpos aparecieron en la costa bonaerense.

El Tribunal Oral Federal N°2 de San Martín, conformado por los jueces Walter Venditti, Esteban Rodríguez Eggers y Matías Mancini, condenó a prisión perpetua en cárcel común a cuatro militares en el juicio por los vuelos de la muerte de Campo de Mayo. Se trata de: Santiago Riveros, Delsis Malacalza, Eduardo Lance y Luis del Valle Arce a prisión perpetua.

Debido a sus edades avanzadas, serán sometidos a pericias y si están en condiciones de salud irán a cárcel común. Si bien fue un juicio por 4 casos, es histórico porque abre la puerta a nuevos procesos que juzguen la metodología de exterminio más utilizada en el campo de concentración más grande de la dictadura, según publicó La Retaguardia.

Durante el juicio, se analizaron las responsabilidades de un grupo de militares retirados en el secuestro, las torturas y el homicidio de cuatro personas en total, entre ellos, los estudiantes secundarios Adrián Rosace y Adrián Accrescimbeni, Rosa Corvalán y Roberto Arancibia, que fueron secuestrados y mantenidos cautivos en Campo de Mayo, y cuyos cuerpos aparecieron en las costas de Magdalena, Punta Indio y Las Toninas y fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Momentos previos a la sentencia, Rodolfo Novillo, hermano de Rosa Corvalán, una de las víctimas, se mostró muy «esperanzado» en que «después de estos más de 40 años de sucedidos los hechos, pueda haber, no sé si justicia, pero al menos paz, para que mi hermana descanse como nunca pudo hacerlo».

Rosa fue desaparecida en 1976 y su cuerpo encontrado meses después, ya en el año ´77, en la costa bonaerense, donde la Policía Federal lo enterró como NN hasta que finalmente se pudo acceder al análisis forense de los restos y se constató su identidad.

A excepción de Riveros, el resto de los acusados eran pilotos militares e integraban diferentes áreas del Batallón de Aviación 601 que funcionaba en Campo de Mayo.

El pedido de penas del fiscal federal Marcelo García Berro y la auxiliar fiscal Mercedes Soiza Reilly coincidió con las querellas de la Secretaría de Derechos Humanos, la provincia de Buenos Aires y las que representan a familiares de víctimas particulares.