La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación afirmó ayer en un comunicado de prensa que la carta abierta publicada por el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, contiene «información falsa» y «un relato estigmatizante» contra la dirigente social Milagro Sala.

El organismo difundió una respuesta a la carta abierta que Morales dirigió ayer contra el presidente Alberto Fernández, luego de que el mandatario visitó a Milagro Sala en un sanatorio donde está internada tras sufrir el lunes un cuadro de trombosis venosa profunda.

“Se advierte con preocupación sobre la tergiversación y la información falsa utilizada» por el presidente de la UCR, «al referirse a la alarmante situación que vive» Sala.

Asimismo, cuestionó a Morales por volver «a utilizar un relato estigmatizante para atacar a una organización y a una dirigente social», de la que -dijo- «es víctima de una permanente persecución política, judicial y mediática» desde 2016.

«Es falso que Milagro esté condenada por crímenes violentos. Es falso que Milagro haya sido investigada por graves violaciones de derechos humanos», se afirmó en el comunicado.

También se denunció que la referente social «está privada arbitrariamente de su libertad desde hace casi 7 años», tras ser «perseguida penalmente en una decena de causas», cuyas tramitaciones -se consideró- no tuvieron «las garantías del debido proceso».

«Por ello, es beneficiaria de una medida provisional de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que en 2017 ordenó proteger su integridad física y psíquica», se explicó y aclaró que es de carácter obligatorio por una decisión judicial de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

De esta manera, la Secretaría de DD.HH. considera que se encuentra comprometida «la responsabilidad internacional del Estado argentino», debido «al incumplimiento de esa resolución por parte de las autoridades provinciales, políticas y judiciales de la provincia de Jujuy».

«Los derechos humanos no son parte de ninguna grieta. Son una política de Estado y la columna vertebral de nuestro gobierno nacional», insistieron desde la Secretaría.

Explicó que «es obligación de todos los funcionarios del Estado, ya sea federal o provincial, su respeto irrestricto». Y destacó que «el pueblo argentino», sabe reconocer «que las diferencias políticas no se pueden superar con la utilización del aparato político y judicial contra la oposición ni con violaciones de derechos humanos».

En su carta, Morales consideró a Sala responsable de un «reinado de violencia y corrupción» y acusó a Fernández de «hacer oídos» a los reclamos de quienes definió como «víctimas» de la dirigente social.

El mandatario provincial reivindicó su «convicción humanista» y le deseó a Sala que «recupere» su salud “para cumplir su condena en una cárcel común” cuando la CIDH y los supremos desde el 2017 prohíben esa cuestión.