Desde hace un tiempo, se conformó en Córdoba una Fundación que es manejada de una manera absolutamente discrecional, cuyos fundadores y administradores gozan del cargo de por vida y que recibe financiamiento por parte de un Fideicomiso creado hace dos años

La Fundación es conducida por los referentes locales de la Mesa de Enlace: , Gabriel De Rademaker, Alejandro Ferrero, Agustín Pizzichini y Alejandro Buttiero. Entre estas cuatro personas (que tienen un excelente vínculo con el gobernador Schiaretti) administran el 0,9 por ciento de lo que recauda el Fondo Fiduciario en el que tiene participación el gobierno local y que se nutre del aporte de todos los productores de la provincia.

Estamos hablando de cifras que llaman la atención: al mes de junio, la Fundación lleva recaudados más de 110 millones de pesos. Es decir, más de 18 millones de pesos al mes.

En teoría, esa recaudación debe destinarse a proyectos productivos pero en verdad la ponderación y necesidad de esos proyectos queda a criterio de los cuatro referentes de la mesa de enlace cordobés. Hay sospechas sobre el destino final de esos fondos.

El dinero que recauda la fundación debe gastarse en el ejercicio del año en curso. De lo contrario, debe volver a las arcas provinciales.

En el sector afirman que esa dependencia económica del dinero del Estado cordobés impide a los productores criticar públicamente al gobernador. Más aún, el representante de la SRA en Córdoba, Alejandro Ferrero, llegó a manifestar ante los productores de su provincia la necesidad de acompañar y apuntalar la campaña presidencial de Juan Schiaretti.