Fue detenido esta mañana en Avellaneda, por orden de la Fiscalía de Delitos Económicos y Complejos de Rosario en una causa que lo investiga por estafas por más de u$s500 millones.

Omar Scarel, presidente de Vicentín, fue detenido esta mañana en Avellaneda acusado de fraguar los balances de la empresa correspondientes a los años 2017 y 2018. La Justicia entiende que estas maniobras posibilitaron las estafas que hoy se investigan en la causa.

La detención fue ordenada por los fiscales Sebastián Narvaja y Miguel Moreno, de la Unidad de Delitos Económicos. Scarel ya estaba imputado y se encontraba en libertad bajo fianza.
Los accionistas de Vicentín sostienen que se trata de una medida injustificada, desmesurada y que no tiene correlato con una acción judicial. Esta mañana también se realizaron allanamientos en Avellaneda y en Rosario.

Los hechos por los que se acusa a Scarel ocurrieron cuando él se desempeñaba como contador de la firma. Los fiscales sospechan que incluyó datos falsos en los balances que cerraron en octubre de 2017 y octubre de 2018 para ocultar el verdadero pasivo de la empresa.

La detención llega cuando Vicentín se encuentra renegociando su deuda con acreedores públicos y privados. El plazo para lograr un acuerdo vence este mes.