El secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona, analizó las repercusiones de la medida del Gobierno argentino que deja sin efecto el acuerdo de 2016.

GUILLERMO CARMONA – SECRETARIO DE MALVINAS

El Gobierno nacional decidió dejar sin efecto el “Comunicado en Conjunto Argentino-Británico”, más comúnmente conocido como el “Acuerdo Foradori-Duncan” a partir del escándalo surgido desde las revelaciones del ex ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Alan Duncan, diciendo que el entonces vicecanciller argentino, Carlos Foradori, se encontraba alcoholizado al momento de acordar entre ambos. En diálogo con LA NUEVA MAÑANA, el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Guillermo Carmona, habla respecto del alcance de la medida en las áreas más comprometidas de nuestra soberanía que se veían afectadas por el “Acuerdo”.

El Gobierno nacional ha dejado sin efecto las concesiones presentes en el “Acuerdo Foradori-Duncan”…  ¿Puede resumir cuáles áreas sensibles de nuestra soberanía eran las más afectadas por estas concesiones? 

– El Comunicado Conjunto Argentino-Británico del 13 de septiembre de 2016 -conocido como el “Acuerdo Foradori-Duncan”- dio lugar a una serie de concesiones en el plano hidrocarburífero, la pesca, y la cooperación antártica.

¿Qué ha decidido hacer el Gobierno argentino respecto al tratamiento dado al tema hidrocarburos en el pacto?

– Con respecto a hidrocarburos, el Gobierno argentino aplicó los procedimientos previstos en las Leyes 26.659 y 26.915 que establecen sanciones administrativas y penales para las empresas que realicen actividades de exploración o de extracción de hidrocarburos en el lecho o en el subsuelo del mar territorial -o en la plataforma continental argentinos- sin autorización del Gobierno argentino. En ese contexto, en junio 2021 se dio inicio a actuaciones administrativas contra las empresas  Chrysaor Holdings Limited y Harbour Energy Plc registradas en el Reino Unido, y Navitas Petroleum LP -con sede en Israel- por la realización de actividades comerciales vinculadas a la exploración de hidrocarburos en la plataforma continental argentina con licencias ilegales emitidas por las autoridades ilegítimas de las Islas Malvinas. En septiembre pasado, una de esas empresas, Harbour Energy Plc, surgida de la fusión entre Chrysaor Holdings Limited y Premier Oil Plc, decidió no seguir adelante con el desarrollo de Sea Lion en las Islas Malvinas. La empresa restante, Navitas Petroleum, persistió en su actitud y en ese marco continuó el procedimiento administrativo que el pasado 21 de abril incluyó la publicación en el Boletín Oficial de las sanciones administrativas aplicadas por la Secretaría de Energía de la Nación. De igual manera, en el ámbito multilateral, la Cancillería promovió que se retome la inclusión en los pronunciamientos de foros multilaterales -Mercosur, G77 y China, Cumbre Iberoamericana- de condena a las medidas unilaterales británicas y apoyo a la adopción de medidas legales para proteger los recursos naturales nacionales.

¿También se ha modificado algo respecto a la explotación de recursos ictícolas argentinos?

– En el ámbito de la pesca, en el Subcomité Científico de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur, se han discontinuado las reuniones que se habían establecido en 2018 y 2019, y se ha suspendido el intercambio de información científica sobre recursos pesqueros; esto teniendo en cuenta que la renovación de licencias unilaterales de pesca por parte del Reino Unido en aguas disputadas constituía un obstáculo para continuar con la cooperación bilateral en materia de conservación de recursos pesqueros.

¿Cómo ha decidido actuar el Gobierno nacional en relación a la investigación cooperativa en la Antártida?

– Respecto al Memorándum de Entendimiento sobre Cooperación Científica Antártica entre el Instituto Antártico Argentino y el British Antarctic Survey (BAS) de 2018, no hubo iniciativa alguna de cooperación por parte del Reino Unido en esta materia. Contrario al espíritu del acuerdo -y como único acto luego de su firma-, el Reino Unido registró el buque científico polar británico RRS David Attenborough bajo bandera del ilegítimo gobierno de nuestras Islas Malvinas, al igual que lo ha hecho con otros medios logísticos, imposibilitando así que se llevaran a cabo acciones de cooperación antártica. Esta acción fue oportunamente protestada. El Gobierno argentino comunicó al Reino Unido en marzo de 2022 que el hecho de que los medios logísticos del BAS se encuentren inscriptos en registros no reconocidos por la Argentina imposibilita el desarrollo de actividades conjuntas. En el caso de que estas condiciones no se hicieran efectivas, el Gobierno argentino manifestó que se vería obligado a analizar la conveniencia de mantener o no en vigencia este memorándum. Con esta serie de medidas el Gobierno argentino se ha encargado de apaciguar los efectos perjudiciales para la Argentina del “Acuerdo Foradori-Duncan”.

¿Habrá perjuicios inmediatos para los habitantes de las islas a partir de la “caída” del pacto?

– Eso lo tienen que hablar los isleños con el Gobierno del Reino Unido, que es la potencia ocupante. El gobierno argentino reitera su voluntad de diálogo y cooperación con el Reino Unido, recordando siempre la Resolución 2065 de Naciones Unidas que llama a las partes a sentarse en una mesa de negociaciones, y a la Constitución Nacional, que reivindica la legítima e imprescriptible soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondiente, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme a los principios del derecho internacional.

¿En qué se modificará el tránsito aéreo hacia las islas?

– A pesar de los numerosos intentos por parte del Gobierno argentino de presentar iniciativas conducentes hacia una mayor conectividad entre el territorio continental argentino y las Islas Malvinas, el gobierno británico ha esgrimido distintas excusas para no avanzar en la negociación y parece haber optado por impedir todo avance real y concreto en el sentido de permitir un vuelo directo desde el territorio continental argentino a las Islas Malvinas. En tal sentido, el Gobierno argentino ha iniciado el procedimiento para notificar al gobierno del Reino Unido que ha decidido discontinuar el servicio aéreo regular entre las Islas Malvinas y Brasil hasta tanto el Reino Unido se avenga a considerar el establecimiento de un vuelo regular directo entre el territorio continental argentino y las Islas Malvinas en aviones de línea de bandera. En ese contexto se remitió una nota al gobierno brasileño, en el marco del Acuerdo bilateral de servicios aéreos, comunicando la decisión del Gobierno argentino.

¿Puede haber reclamos por parte del Reino Unido pidiendo el cumplimiento del “Acuerdo”? 

– El “Acuerdo” hoy día es letra muerta, ya no tiene ningún valor jurídico. Se han tomado todas las medidas correspondientes para desarticular las consecuencias dañinas del mismo; siempre reiterando la voluntad de diálogo con el Reino Unido.

Valeria Carreras denunció en 2019 al presidente Mauricio Macri por traición a la Patria a partir del “Acuerdo Foradori- Duncan”.

¿Qué la llevó a denunciar a Macri en 2019 en relación al “Acuerdo”?

– Mi motivación primera surgió al darme cuenta que los vuelos contemplados en el “Acuerdo” no eran para argentinos deseosos de ir a las islas. Luego estaba la ilegalidad del “Acuerdo”,  por no haber pasado por el Congreso.

¿Por qué lo acusa de traición a la Patria?

– Por ceder recursos soberanos y espacio aéreo al usurpador de nuestra soberanía; y porque la firma de ese “Acuerdo” fue  “ordenado” por Macri.

Hace pocos días usted amplió la denuncia… ¿Tiene esperanzas de que la causa prospere?

– Y… al quedar desarticulado el “Acuerdo”,  esta causa puede caer en vía muerta.