De esas muertes, 88 fueron femicidios, femicidios vinculados y trans- travesticidios informó el Observatorio «Mujeres, Disidencias, Derechos». Unos 92 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madres.

Durante este año se registraron en el país 134 muertes violentas de mujeres, travestis y trans, según reportó el Registró Nacional de Femicidios, Lesbicidios, Trans – Travesticidios, Observatorio «Mujeres, Disidencias, Derechos».

De esas muertes, 88 fueron femicidios, femicidios vinculados y trans- travesticidios. Unas 24 son muertes violentas asociadas al género vinculadas a economías delictivas o colaterales.

Del total registrado, 16 son muertes violentas en proceso de investigación y seis son suicidios femicidas.

En otros datos, también se registró que hubo 162 Intentos de femicidios en el país y unos 92 niños, niñas y adolescentes se quedaron sin madres.

Entre las provincias con tasas más altas de femicidios se encuentran: La Pampa (1,6), Santiago del Estero (1,2), y Tierra del Fuego (1,1).

Del total reportado, el  65% de los femicidios fueron cometidos en la vivienda de la víctima o en la vivienda compartida. En tanto, que el 66 % de los crímenes fue cometido por parejas o ex parejas. La edad promedio de las víctimas es de 40 años.

El Observatorio «Mujeres, Disidencias, Derechos» reportó también que el 21 % de mujeres víctimas de femicidios había denunciado a su agresor. El 56 % de ellas tenía orden de restricción de contacto o perimetral y el 12% además botón antipánico.

En otro datos que destacan, el 7% de los femicidios fue cometido por integrantes de fuerzas de seguridad y el  45% de los asesinatos con armas de fuego fueron con armas reglamentarias.

Desde  el Observatorio volvieron a señalar que tanto el Estado y los gobiernos en las provincias son responsables de garantizar los derechos y las vidas de las víctimas de violencia de género y en ese marco indicaron: «Exigimos, aún más en este contexto de crisis socioeconómica, presupuesto para la prevención, asistencia y erradicación de las violencias machistas y declaración de la Emergencia Ni Una Menos«.