Si no fuera porque estuve en el mismísimo Miramar de Ansenuza, escribiría ahora mismo que ese sitio pertenece a algún cuento de realismo mágico.