Está prevista para el martes y es para que respondan luego del sumario iniciado por las autoridades regulatorias por supuesta comisión de irregularidades.

La Comisión Nacional de Valores (CNV) convocó para el martes a una audiencia preliminar a directivos de Generación Zoe, que encabeza Leonardo Cositorto, para que respondan luego del sumario iniciado por las autoridades regulatorias por supuesta comisión de una estafa, al promocionar la operación de valores negociables pese a no estar habilitada para ello.

La convocatoria llega en momentos en el que pesan sobre Cositorto y su «holding» una imputación por presunta estafa y defraudación al fisco, de acuerdo con una denuncia penal que presentó el fiscal federal Eduardo Taiano a la que se sumó la información que obtuvo la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

«La audiencia es para que la parte acusada se presente y presente pruebas y los argumentos que tengan para defenderse. La CNV no tiene poder de policía, eso queda a manos de la justicia federal, pero sí puede investigar irregularidades en actividades que están reguladas por la Comisión», explicaron a Télam desde el organismo que dirige Adrián Cosentino.

El pasado 7 de enero la CNV inició un sumario administrativo a Generación Zoe S.A., Universidad del Trading S.A. y Leonardo Nelson Cositorto por la posible realización de oferta pública e intermediación irregular en el ámbito del mercado de capitales.

A eso se sumó la emisión de una alerta internacional en el portal de Iosco, organización que agrupa a los reguladores del mercado de capitales del mundo, y a los reguladores de Colombia, España y Paraguay, donde también se detectaron actividades de la empresa que encabeza Cositorto.

Generación Zoe está acusada de llevar adelante una estafa piramidal conocida como esquema Ponzi en la que se convence a la gente de entregar ahorros y a que hagan ingresar a nuevos participantes a cambio de mayores beneficios.

Según promocionaba a los supuestos inversores, Zoe tenía activos como una criptomoneda llamada Zoe Cash que pasó de valer cerca de 30 centavos de dólar a principios de año a poco más de 1 centavo en la actualidad (-97%) y se ufanaba de garantizar un retorno del 7,5% al 10% mensual o de hasta el 120% anual en dólares, además de haber empezado a invertir en múltiples negocios como el fútbol, la gastronomía, «el metaverso» y los NFT.

En la denuncia del fiscal Taiano se acusa a la organización de una presunta estafa y defraudación económica al fisco, dado que «bajo una fachada de un supuesto culto y una falsa universidad…ofrece[ría] titulados en criptomonedas y coaching».

La maniobra delictiva consistía en «captar a jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad con promesas de obtener amplias riquezas sin tener que trabajar, tan solo invirtiendo 1.000 US$.

La denuncia incluye la presentación que hizo a mediados de enero ante la Procelac la Asociación Civil Decodes (ONG Bitcoin Argentina), en la que se pidió que se «investigue y compruebe si es que a través del coaching coercitivo, la formación educativa y las finanzas, quienes llevan adelante este grupo empresarial realizaron un fraude conocido como esquema Ponzi o estafa piramidal, además de otros posibles delitos como captación de ahorro no autorizada y manipulación del mercado».

Fuente: Télam