La Justicia denegó un hábeas corpus presentado para pedir garantías para los manifestantes que intentaban llegar al lago. Hubo congregación frente al juzgado Civil de Bariloche.

Organizaciones políticas y sindicales se congregaron este lunes frente al Juzgado Civil de Bariloche para repudiar la actuación de una Justicia a la que consideran «absolutamente subordinada a los intereses del magnate (Joe) Lewis», que denegó un hábeas corpus presentado para pedir garantías para los manifestantes que intentaban llegar al Lago Escondido.

«Venimos a repudiar esta intervención de la Justicia, absolutamente subordinada a Joe Lewis (propietario de tierras de la zona). Tienen que ser investigados los jueces que recurrentemente fallan a favor de los intereses económicos extranjeros que hay en la Patagonia y en el país. Este proceso de extranjerización de la tierra tiene como cómplice primaria a la Justicia», apuntó Rodolfo Aguiar, secretario general de la CTA Autónoma Río Negro y adjunto de ATE Nacional, quien encabezó la marcha convocada por varias organizaciones en Bariloche.

La Secretaría de Derechos Humanos había advertido que recibió denuncias acerca de que unas 40 personas de civil que portaban armas de fuego amenazaron e intentaron impedir la marcha de protesta hacia Lago Escondido, en tierras que son de propiedad del británico Joe Lewis, a pesar de que, recordaron, «ese es un camino autorizado por la Justicia para poder acceder» a ese lugar.

Más tarde se presentó un hábeas corpus por los manifestantes que se encontraban participando de la marcha por la recuperación de la soberanía de Lago Escondido, ante el juzgado penal de Bariloche que fue rechazado por el juez Mariano Castro.

«Este juez que falló tiene que ser investigado. Forma parte de esta Justicia que hace poco fue duramente cuestionada por una inmensa mayoría del pueblo argentino y que todos los días resuelve en favor del poder económico extranjero», advirtió Aguiar.

Y proclamó: «El pueblo movilizado va a derribar esas tranqueras de Tacuifí y va a llegar hasta el Lago Escondido para recuperar esas tierras de manos extranjeras. No tendremos una segunda y definitiva independencia hasta que no echemos a los Lewis y a los Benetton de la Patagonia».

Además, el presidente de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA), Julio Urien, se presentó con «otros compañeros y compañeras de sectores sindicales» en el juzgado donde esperan poder hablar con el juez a cargo y que «haya una resolución rápida» del nuevo hábeas corpus presentado, «porque está pendiente la vida de los compañeros que fueron agredidos y no sabemos si están cercados en la montaña y desde hace dos días no tenemos ninguna información».

«La ultima información la tuvimos ayer -por este domingo- a las 14, en el momento en que fueron agredidos. Nos llamó el abogado doctor Sergio Cuestas que nos informó que estaban siendo agredidos, rodeados por el personal a caballo, y reconocieron que los dirigía el representante de Lewis», detalló.

«Ayer un grupo de 50 personas nos impidieron acceder a la costa, nos amenazaron, pincharon uno de los kayak y tuvimos que retroceder. La policía nos dejó solos toda la noche y no conseguimos otro medio para volver y comunicar lo que estaba sucediendo», comentó el abogado Cuestas que participó en la columna de montaña que intentó llegar a Lago Escondido.

Luego Cuestas comentó, en el video publicado por FIPCA en sus redes sociales, que regresó «a pie» y que de ese modo pudo radicar la denuncia penal y amplió el hábeas corpus «para que los demás integrantes de la columna puedan regresar del lugar en que se encuentran aislados y en riesgo por las amenazas que recibieron».

«Nos bloquearon el acceso a la servidumbre pública, lo hicieron sobre territorio provincial y no sobre sus tierras, y además nos amenazaron con hundirnos en el lago, comernos a la parrilla a los que integraban la columna y con visitarnos a la noche para que no nos olvidáramos que no había que volver», describió.

En tanto, el fotógrafo y participante de la marcha Sebastián Miquel, en diálogo con AM 530, aseveró esta tarde: «Estamos a la espera de la decisión del juez para poder estar tranquilos y saber que van a poder volver custodiados y sin ningún tipo de amenazas». Agregó que no tienen «una contestación oficial» de parte del juez Juan Pablo Laurences y precisó: «Se está tomando su tiempo».

Esta marcha se realiza anualmente y esta es la sexta edición para reclamar la libre circulación en el terreno. Urien aseguró que en los viajes anteriores a Lago Escondido vieron que «la policía en toda esa zona depende de Joe Lewis».

La Comisión de Derechos Humanos de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) presentó un comunicado reclamando a las autoridades de Rio Negro «que hagan cumplir el dictamen judicial» que impide obstaculizar el acceso al lago.

«Los lagos y costas de nuestro país son bienes pertenecientes al dominio público», recordaron de acuerdo a lo establecido por la Constitución Nacional.

Desde la Corriente Peronista 13 de Abril acompañaron el reclamo a través de un comunicado oficial, donde se manifestaron en contra de «el atropello de sus derechos» y expresaron: «No podemos permitir que se nos arranque lo que es nuestro como argentinos y argentinas».

El hijo del médico sanitarista Jorge Rachid (uno de los organizadores de la marcha), Leandro, expresó su preocupación por la falta de información sobre el paradero de su padre y sostuvo que «Joe Lewis tiene la tecnología como para bloquear las señales de los teléfonos».

«Los policías de montaña que los acompañaban ya no están más con ellos», dijo por El Destape Radio.

«Desde ayer -por este domingo- no tenemos novedades, estamos muy preocupados, entendemos que Joe Lewis tiene la tecnología como para bloquear las señales de los teléfonos. Los policías de montaña que los acompañaban ya no están más con ellos», manifestó Leandro Rachid.

En esa línea, profundizó que esperan que «el juez Laurences se expida prontamente para resguardar la seguridad de todos los compañeros, no entendemos por qué tarda tanto en validar el hábeas corpus».

Gabriela Dueñas, compañera de Jorge Rachid, aseguró que no tenía contacto desde «ayer a la tarde», cuando fue «bloqueado» el teléfono satelital a través del cual se contactaban y apuntó a la policía de Río Negro que se «había replegado ante la llegada» de la seguridad privada de Lewis.

«No tenemos buenas noticias. No hemos podido volver a comunicarnos por teléfono satelital, está bloqueado desde ayer a la tarde que fue la última vez que supimos que se había retirado la policía de montaña de Rio Negro. Se había replegado ante la llegada de la ‘policía’ privada de Lewis, que venían a caballo y armados», expresó Dueñas por la TV Pública.

Fuente: Télam