A casi un año de la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria de Embarazos en nuestro país, la ampliación de derechos se refleja en la cantidad de consultas y procedimientos realizados.

A pocos días de cumplirse el primer año de la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) creció en un 133% la entrega estatal de misoprostol, la droga utilizada para realizar las interrupciones de manera ambulatoria.

La ley 27.610 sancionada en la Cámara de Diputados el 30 de diciembre de 2020, permitió ampliar los derechos de las mujeres para acceder a las prácticas de manera legal, libre y gratuita con atención de calidad, trato digno, abortos seguros y atención postaborto.

De acuerdo a un informe publicado este viernes por el sitio eldiarioar.com, los datos de la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva (DNSSR), indican que en 2019 se distribuyeron 9.941 tratamientos de misoprostol. Cuando aún sólo estaba habilitado el aborto no punible por algunas causales excepcionales del Código Penal argentino.

La progresión del uso de la droga provista por el Estado en el año 2020, aún sin la IVE aprobada, alcanzó a 18.560 tratamientos y los datos correspondientes a 2021, elevaron esa cifra a 43.388 intervenciones, es decir un 133% más en la comparación interanual.

Siempre según el informe de eldiarioar.com, los datos provisorios de la DNSSR en el 70% de los casos requeridos fueron mujeres menores de 30 años las solicitantes de la IVE. Lo que marca el avance en la cantidad de consultas e intervenciones que se realizan al contar con la nueva ley.

Entre los puntos a mejorar con la sanción de la Ley, el informe destaca que el equipo de atención telefónica que utiliza la línea 0800 de Salud Sexual, no incorporó nuevos profesionales.

Además, sólo el 22% de los equipos de Salud que reciben botiquines con métodos anticonceptivos para poder garantizar el acceso a la IVE.

“El gran desafío para 2022 es hacer campañas en redes y en la calle para que la información llegue a la mayor cantidad de gente posible para que todas las personas en cualquier punto del país puedan conocer y acceder a este derecho si lo requieren”, le dijo Valeria Isla, directora nacional de Salud Sexual y Reproductiva del ministerio de Salud de la Nación, a eldiarioar.com

La profesional aseguró además que otro de los desafíos es tratar de ampliar los equipos en todas las provincias porque hasta el momento el acceso al derecho es muy desigual entre diferentes lugares del país.

“La distribución de los servicios es desigual, tenés provincias que, cuando sólo había acceso a aborto por las causales previstas en el Código Penal (Interrupción Legal del Embarazo), tenían sólo dos servicios que garantizaban el tratamiento. Por más que dupliquen o tripliquen, siguen siendo pocos”, advirtió Isla.

Finalmente, la especialista destacó la necesidad de resolver la aprobación en Argentina del uso de la mifepristona que es la droga que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda administrar a la par del misoprostol para abortos ambulatorios.

“Un laboratorio ya presentó el registro para que Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) les autorice la producción. Apuntamos a que se autorice el registro permanente”, aseguró Isla.

Fuente: eldiarioar.com