La Regional Córdoba de la CGT reunió a sus referentes para profundizar el trabajo en pos de resistir a las iniciativas ya presentadas por Juntos por el Cambio en el Congreso.

EFECTO PASO

“El resultado de las elecciones aceleró los tiempos”. La frase se repite en todos los ámbitos de la política argentina y juega como factor gravitante a la hora de proyecciones y análisis “a futuro” de las relaciones de fuerzas entre oficialistas, opositores y organizaciones sociales, gremiales y políticas.

Sin nada demasiado nuevo bajo el sol, en las últimas semanas fueron tomando impulso viejas iniciativas que vienen esperando el momento preciso para ser puestas a consideración. En los deseos opositores, ese momento llegará con el próximo Congreso, en el que confían ya no sólo arrebatar las mayorías oficialistas sino comenzar a construir las propias. Un puñado de ellos van “al hueso” en lo que concierne a uno de los temas más remanidos en la discusión política económica en el país, la reforma laboral.

Se trata de un puñado de iniciativas que contemplan cambios que van desde el funcionamiento de las obras sociales sindicales, pasan por la democracia interna de los gremios y se animan a proponer modificaciones en algunos derechos históricos como el que establece que un trabajador debe ser indemnizado en caso de ser despedido de modo injustificado. Esos debates empiezan a gravitar también en el termómetro electoral. “Si ganan ellos no hay tutía”, dijo Pablo Moyano días atrás, apuntando directamente a Macri y, por consiguiente, a todo el equipo de Juntos por el Cambio, espacio del que provienen los principales proyectos que ya fueron presentados al Congreso.

Congreso extraordinario de la CGT Regional Córdoba, para organizar la resistencia

En la previa al acto del 17 de octubre (que se realizará el 18), el líder camionero llamó a “aunar criterios en contra de los proyectos de flexibilización laboral del macrismo”. En esa dirección comenzó a avanzar la CGT Regional Córdoba, que ayer reunió a sus principales referentes en una Congreso Extraordinario que tuvo como principal objetivo comenzar a plantear las herramientas para un plan de lucha que resista las iniciativas que podrían empezar a encontrar eco en la previa electoral y que podrían “avanzar contra los derechos de los trabajadores” a partir de las conformación del próximo Congreso.

Con propuesta de movilización que adelantará las celebraciones por el Día de la Lealtad en Córdoba, la central cordobesa volvió a reunir a casi todas delegaciones regionales de la provincia en lo que se presentó como el espejo mediterráneo a lo que ya había sucedido a nivel nacional el pasado mes, cuando en medio de las discusiones por la renovación de autoridades de la Confederación que tendrá lugar en noviembre, se comenzó a plantear un plan de lucha al que rápidamente adhirieron, incluso, los sectores que se organizan por fuera de la central sindical.

“Son señales claras de que volvemos a vivir un embate que ya hemos vivido en varias oportunidades”, decía José Pihen en la previa al conclave.