El diputado nacional afirmó que esta elección define cómo se resuelven los problemas de Argentina.

El jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchnerafirmó que en estas elecciones legislativas de 2021 se define cómo se resuelven los problemas de la Argentina y pidió que se gestione por el pueblo sin miedo a la tapas de los diarios. En un encendido discurso apuntó contra la oposición a la que acusó de irresponsable y contó la maniobra que usaron con el proyecto de ley de Etiquetado. 

«Una vez que se gana una elección hay que gestionar por la gente sin miedo a la tapa de ningún diario. Nos han votado para conducir la Argentina y hay que sacarla adelante, porque es lo que hicimos en el 2003, en el 2007 y en el 2011», afirmó Máximo Kirchner, primer orador en el plenario en el Estadio Único de La Plata para delinear los ejes de la campaña electoral del Frente de Todos y repasar la gestión, a tres semanas de las PASO del 12 de septiembre.

El dirigente enfatizó al decir que esta elección tiene una gran importancia porque definirá cómo se resuelven los problemas de la Argentina y manifestó que es necesaria la unidad junto al reconocimiento de las obras que realizó el gobierno del Frente de Todos en medio de la pandemia del coronavirus.

«Pienso en el día a día que tenes que conseguir el respirador para que se te muera la menor gente posible. No podía dejar de imaginar ese peso, porque muchas veces los compañeros, no de malos, pero con el internismo se quejan de que me pusieron en un lugar o en otro. Recibimos un sistema de salud fundido», afirmó.

El referente del Frente de Todos destacó las políticas para evitar el aumento de las tarifas, para mitigar el impacto en la industria con el ATP y para proteger a los más humiles con el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). También la creación del programa del PAMI para que los jubilados tengan medicamentos gratis y tengan mayor poder adquisitivo.

Máximo Kirchner recordó una maniobra de Cambiemos por el proyecto de ley de etiquetado que exige que los alimentos y bebidas tengan rótulos de advertencia negros para alertar excesos de azúcar, sal o grasas. «Ellos querían tratarlo en plena sesión para que nosotros nos opongamos y después salieran en los medios a decir que nos opusimos a una ley importante. Les dije a mis compañeros que acompañáramos el tratamiento y ¿saben lo que hicieron? Se opusieron, ellos que habían propuesto el tratamiento», contó.