Se trata de un dispositivo creado por una startup colombiana pensando en comunidades que no cuentan con suministro eléctrico.

Una empresa colombiana dedicada a la energía renovable denominada E-Dina lanzó WaterLight, un llamativo dispositivo que extrae energía del agua salada con el cual esperan impactar positivamente en numerosas comunidades al rededor del planeta. Según la OMS al menos 840 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a electricidad confiable.

Waterlight aprovecha el poder de la ionización, un proceso por el cual los electrolitos de agua salada reaccionan con materiales metálicos en el interior del dispositivo para producir de este modo energía eléctrica. Además de ser un generador de energía portátil está pensado como una lámpara que también es fuente de carga para pequeños aparatos como teléfonos celulares, radios o dispositivos que funcionen universalmente a través de un puerto USB.

Si bien el dispositivo está adaptado para funcionar con agua de mar, también responde en escenarios de emergencia a la alimentación de carga con agua mezclada con sal e incluso con orina, según afirman sus creadores.

La lámpara esta diseñado para funcionar durante 5.600 horas, lo que equivale a más de 230 días o 2 a 3 años de uso.