Alcira Argumedo: “Nos roban anualmente por contrabando unos 30.000 millones de dólares”

11

Tengo el mayor de los respetos por Alcira Argumedo, un baluarte del pensamiento nacional. Hoy por la mañana escuché una entrevista que le hizo Quique Pessoa en el que hablaba de la necesidad de cauterizar esa arteria abierta al saqueo que es la mal llamada Hidrovía, es decir nuestro río Paraná, el mismo cuya argentinidad defendió Lucio V. Mansilla a cañonazos y al escándalo que supone la manera en como las mineras se llevan las riquezas de nuestro subsuelo sin ningún control por parte de un estado que fue desmantelado por el neoliberalismo. En esa entrevista Argumedo también habló del ingente contrabando de soja hacia Brasil, Bolivia, Uruguay y sobre todo Paraguay, que exporta el doble de lo que produce. Le faltó hablar sobre el saqueo de nuestros mares (me conmociona que el calamar -que era casi plaga- sea tan caro en Buenos Aires, y que los langostinos se exporten en su totalidad).

Entre otras muchas personas, le envié el audio a Laura Giussani, que me retribuyó con esta entrevista hecha por La columna vertebral, el sitio (y programa radial) que lleva adelante junto a Nora Anchart. Presten atención.

Hablar de la Hidrovía es discutir el modelo

Socióloga, ex diputada, militante de toda la vida, Alcira Argumedo analiza el conflicto de la Hidrovía en todo su contexto: social, económico, histórico, ambiental. Porque no puede ser de otra manera. El contrabando como hecho fundante de nuestra historia, la gesta de La Vuelta de Obligado, del desguace del neoliberalismo, el fetiche de la propiedad privada, los responsables de una catástrofe social con nombres y apellidos. Imperdible.

—Fuiste de las primeras voces que se alzaron para advertir el fin de las concesiones en los puertos de la Hidrovía ¿En qué momento te diste cuenta de la importancia de que vuelvan a ser manejados por el Estado?

—Más allá del Estado, la idea es que sea una empresa federal con participación de las provincias, con mucho control y control social, fundamentalmente de los trabajadores de manera tal que se acabe la corrupción.

—En qué consiste la corrupción de la que hablás?

En el campo de la minería, por ejemplo. Hay dos geólogos de la Universidad de Tucumán que analizan el barro de exportación de Minera La Alumbrera. Minera La Alumbrera jura por Dios en su declaración jurada que exporta 3 metales, cuando analizas el barro de exportación, porque como no se refinan se exportan en una especie de barro que llega hasta el puerto de Rosario, San Lorenzo, San Martín, cuando analizan el barro, encuentran que hay 28 metales en vez de los 3 declarados. Esos 25 metales son las llamadas tierras raras que son más valiosas que el oro porque son componentes fundamentales de todas las tecnologías de avanzada, computadora, robots, misiles, etc. ¿Qué hacen? Lo mandan como barro de exportación y en sus lugares de origen o en sus propios establecimientos en el exterior los refinan y ahí sacan una ganancia millonaria que ellos calcularon en 8200 millones de dólares anuales. Esto es un análisis del 2012 pero si uno toma las exportaciones mineras de la Argentina según la publicación de la Secretaría de Minería, todas las mineras de la Argentina exportan solo 3 metales. Entonces quiere decir que todas están haciendo esta estafa que es descomunal.

“Minera La Alumbrera jura que exporta 3 metales, no cuenta los 25 metales que salen como barro de exportación, refinan en el exterior, y son más valiosos que el oro”

—Vos decís en alguna entrevista que la soberanía sobre este río nos corresponde gracias a la gesta del 20 de noviembre de 1845, a mi me gustaría que explicaras un poco el contexto histórico.

—Tiene que ver con lo que fue la expansión principalmente de Inglaterra —y acá también participó Francia— fíjate que son más o menos contemporáneas la apropiación de las Islas Malvinas, la Guerra del Opio en China, y la penetración de los ríos interiores para el comercio principalmente por parte de Inglaterra. Acá querían controlar toda la cuenca del Río de la Plata, el Paraná y el Uruguay para llegar hasta Paraguay porque era lo que les permitía expandir su comercio. Ellos consideraban que la propiedad privada era sagrada, y así como se apropiaron de las Malvinas o como estuvieron 100 años dominando a China, el comercio era igual de sagrado.

Las grandes fortunas de Buenos Aires, en los comienzos pre virreinato, se hicieron a través del contrabando del puerto de Buenos Aires, después en una o dos generaciones se limpia rápidamente pero gran parte de las fortunas de la Argentina tienen turbios abolengos, vos llegas al abuelito o al bisabuelito y te encontras al delincuente, es así la cosa. Pero ahora el contrabando cobró una magnitud descomunal, por eso la Vuelta de Obligado y la pelea por la soberanía fue fundamental para poder controlar durante más de un siglo y medio la vía navegable que ahora está en manos privadas y a la que le dicen Hidrovía pero que en realidad es un río, es el río Paraná y el río de la Plata.

“Las grandes fortunas de Buenos Aires, en los comienzos del pre virreinato, las hicieron a través del contrabando del puerto de Buenos Aires”

—¿Cómo llegamos a La Hidrovía -que no es otra cosa que un complejo de infraestructura para la exportación-? ¿El problema es solo la concesión o por qué se inventó la Hidrovía?

Es el gran modelo expansivo de los ’90, del neoliberalismo, después de la caída del muro de Berlín. Un avance infernal que acá tuvo a un personaje que hay que tener en cuenta: el señor Domingo Cavallo. Cavallo no fue simplemente un economista argentino ni presidente del Banco Central o ministro de economía, fue un hombre de los grandes grupos económicos financieros. Cuando él se gradúa en Harvard, pasa a integrar lo que se llaman ‘los tanques de pensamiento’ de estos grupos económicos financieros. Esos que se reúnen Davos. ¿Qué son los tanques de pensamiento? Agrupaciones técnico políticas que analizan, estudian, procesan y definen estrategias de estos grupos de poder. Cavallo integra el grupo de los 30, el grupo Bilderberg y la Comisión Trilateral a partir del año ’77; se gradúa, integra estos grupos y en el ’82 llega a Argentina donde se ha llevado a delante una deuda absolutamente fraudulenta y odiosa, y él es designado presidente del Banco Central. Como presidente del Banco Central licúa y estatiza la deuda privada de los grandes grupos económicos financieros que se duplican, son 25 mil millones de dólares. Nosotros estamos pagando una deuda que era del JP Morgan o de IBM.

“Hubo un personaje que hay que tener en cuenta: el señor Domingo Cavallo”

Luego cumple un papel cuando la hiperinflación de Alfonsín, recomendando a los señores de los bancos que no le otorguen más créditos, de manera de liquidarlo. Y termina siendo el gran ideólogo de Menem que en dos años hace privatizaciones que entrañan un nivel de saqueo descomunal. Te lo digo porque yo esto lo estudie, hice el informe para Pino Solanas de (la película) “Memoria del saqueo” en el 2002. Es infernal. Me acuerdo que daba clases en la Facultad de Derecho en un posgrado y cuando iba dando los niveles en los cuales se había producido el saqueo había alumnos que me decían ¡Basta por favor!. Fue impresionante. Entonces tenes que más allá de lo que determinados gobiernos hayan intentado revertir a lo largo de estos 40 años, la destrucción productiva y social de la Argentina no la ha tenido ningún país que no haya sufrido una guerra en su territorio.

“La destrucción productiva y social de la Argentina no la ha tenido ningún país que no haya sufrido una guerra en su territorio”

Te doy una cifra, en estos 40 años se destruyó el polo industrial ferroviario, el polo industrial naviero, el polo industrial aeronáutico, construíamos aviones hace 40 años, el polo petrolero, fabricaciones militares, el sistema nacional de ferrocarriles, la flota mercante y fluvial, el sistema educativo público que había dado tres premios Nobel en ciencia. Surgidos de un sistema qen que los niños que iban desde jardín de infantes hasta la universidad pública y gratuita. Pagamos 530 mil millones de dólares en concepto de esta deuda fraudulenta a los cuales hay que agregar 460 mil millones de dólares más en concepto de pérdida de renta petrolera por la privatización de YPF, y 230 mil millones de dólares más en concepto de fletes por la destrucción de la flota mercante y fluvial. En términos sociales pasamos de una población con un 6% de pobreza en 1964 a casi un 50% de pobreza y de un 3% de desempleo, que es prácticamente pleno empleo, a un 14%, pero si le agregan los inactivos que son los desempleados que no buscan trabajo pasa al 20%, y pasar de un 95% de los trabajadores en blanco y cubierto por derecho social a no más de un 43% y el resto son desocupados precarizados. Es una catástrofe social.

“Pasamos de un 95% de trabajadores en blanco al 43%. Es una catástrofe social”

El problema es que la pandemia hizo detonar y agravar una crisis de los modelos neoliberales que, con diferencias según los países, generaron situaciones muy similares en occidente, occidente central y periférico. Vos fijate que antes de la pandemia ya estaban en crisis Inglaterra con un Brexit que es consecuencia del deterioro político, económico y social del libre cambio; Francia con los chalecos amarillos y las grandes deudas; Italia con una recesión de hace 10 años y donde el deterioro social está alimentando el crecimiento del neo fascismo; Alemania, con el crecimiento de los neo nazis; Estados Unidos, que había iniciado una guerra comercial con China… ¿Cuál es la respuesta que quiere dar el neoliberalismo? Ajuste, más baja de salario, más disminución de los ingresos. Pero eso es inviable. A lo que hay que agregar las amenazas del calentamiento global… y aquí paro, pero lo que quiero decir es que estamos ante una crisis de gran profundidad, no es chiste, y da la sensación de que esos pretenden seguir robando como en las cuatro décadas anteriores, esa es la clave.

“Acá no estamos discutiendo la Hidrovía, después de 40 años de hegemonía neoliberal en la Argentina, discutimos un modelo de país

—Desde tu mirada política, tanto en el caso de la Hidrovía que sé que bregas por un organismo público federal, como en este contexto que acabas de describir de política internacional ¿Ves una salida?

—Sí, absolutamente. Lo que te quiero decir es que este es el contexto necesario para analizar la problemática de la Hidrovía. porque sino caemos en lo que decía Perón. Decía que analizar la política nacional sin tener en cuenta el contexto internacional era hacer política parroquial. Acá no estamos discutiendo una cosa de la Hidrovía, estamos discutiendo qué modelo de país, que análisis se hace de lo que fueron estos 40 años de hegemonía neoliberal en la Argentina y a nivel internacional y cuáles son las salidas posibles que se dan. Lo que no se puede hacer es repetir como si no hubiera pasado nada la idea privaticemos. Es preocupante lo que declara el ministro Meoni: “No hay potencial en la Argentina para hacerse cargo de eso”. Es mentira. Si la Argentina en aquellas aéreas en las cuales no las destruiste, ponele el satelital, te meten a la Argentina por la calidad de la producción argentina entre los 8 países mas importantes del mundo, China, India, Rusia, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Argentina ¿Y te van a decir que no tenes capacidad de hacerlo? Dejemos de joder. Es como Cavallo que te decía “usted no sabe economía, déjeme hacer a mí” y te afanaba hasta el apellido.

“Es una locura que no tengamos una marina mercante propia, hay que impulsar la industria naviera, porque son industrias multiplicadoras que permiten dinamizar otras aéreas, acero, electrónica”

—¿Habría una salida uniéndose América Latina?

—Si vos tenes una idea de que el contrabando son 25 mil o 30 mil millones de dólares anuales, frená el contrabando y con eso empezás a redefinir esquemas productivos de base, por ejemplo, es una locura que no tengamos una marina mercante propia, tenés que impulsar la industria naviera, son industrias multiplicadoras porque permiten dinamizar otras aéreas, acero, electrónica, etc. La segunda locura es que por las dimensiones que tiene la Argentina y ante las amenazas del calentamiento global que obligan a una reconversión energética con el desplazamiento de petróleo y gas, no tengas un sistema ferroviario nacional. La industria ferroviaria nacional, no venir a comprar desde China de nuevo, no solamente es multiplicadora por todas las otras industrias que dinamiza, sino que además genera decenas de miles de puestos de trabajo, en la industria central, en las industrias proveedoras, en el servicio de ferrocarriles, en la recuperación de los pueblos fantasmas y en la dinamización de las economías regionales. Para sacar cuentas de almacenero, que te dejen de robar 30 mil millones de dólares de contrabando las cerealeras, las pineras, la carne, etc., e invertí eso en industria ferroviaria. Lo que pasa es que es una locura que te siga corriendo con la vaina “la propiedad privada”.

—Un lujo tener esta clase magistral de tu parte. Mil gracias, Alcira.

Y la charla siguió y siguió. Hablamos de feminismo, militancia, futuro. Podés escucharla completa, acá te ofrecemos solo una síntesis del diálogo.