Así lo confirmó el Director del Centro de Investigación de Rusia, Alexander Gintsburg, en declaraciones publicadas en el sitio oficial de la vacuna.

Los desarrolladores de la vacuna Sputnik V, en el Instituto Gamaleya en Rusia, reconocieron que se puede ampliar el intervalo entre la aplicación de la primera y la segunda dosis, desde los 21 días a 3 meses «sin afectar su respuesta inmune» y afirmaron que en algunos casos, con ese intervalo, puede incluso mejorarla y prolongarla.

«En cuanto a la vacuna Sputnik V diseñada por nuestro Centro de Investigación Gamaleya, creemos que es posible aumentar el intervalo mínimo entre la primera y la segunda vacuna desde los 21 días anteriores aprobados hasta tres meses. La ampliación del intervalo no afectará a la respuesta inmune inducida por la vacuna y, en algunos casos, (la) mejorará y prolongará», señaló Alexander Gintsburg, profesor de la Academia Rusa de Ciencias y Director del Instituto Gamaleya, en un comunicado oficial.

El documento, prosigue afirmando que los investigadores arribaron a esta conclusión luego de analizar la «experiencia en el uso de vacunas utilizando la plataforma idéntica de adenovirus y, lo que es más importante, de exitosas campañas de vacunación masiva en Rusia y muchos otros países».

Agrega además, que desde el prestigioso Centro de Investigaciones apoyan «declaraciones anteriores, hechas independientemente por respetados reguladores de la salud, como la ANMAT (Argentina), sobre la ampliación del intervalo entre vacunas».

Luego, concluye que ante la alta demanda mundial de la Sputnik V, la decisión «aceleraría significativamente la inmunización. Creemos que corresponde a cada regulador nacional decidir si mantiene el intervalo de 21 días entre tomas o lo extiende hasta 3 meses».

Cabe recordar, que ante la falta de cumplimiento de entrega en los plazos establecidos de las 20 millones de vacunas que Argentina había adquirido, y que debían llegar antes de marzo, la posibilidad de extender el período de inoculación entre la primera y la segunda dosis, ya había sido analizada y puesta en marcha.

De hecho, según se desprende de la información publicada en el Monitor Público de Vacunación, hasta ahora de las 7.214.704 personas inoculadas, sólo 872.745 recibieron las dos dosis, aunque allí no se especifica cuantas corresponden a la Sputnik V. Mientras que 6.341.959 personas, recibieron una sola dosis de las distintas vacunas aplicadas en el país.

De todas maneras, el mayor número de las dosis que arribaron a la Argentina hasta el momento, son de Sputnik V, seguida por Sinopharm y finalmente las de AstraZeneca. Desde diciembre a la fecha, ingresaron desde Rusia 4.467.745 vacunas Sputnik V.

Finalmente, mientras se espera la confirmación para buscar nuevas dosis de la vacuna rusa, días atrás se conoció que un laboratorio argentino comenzó la producción de la Sputnik V en el país, enviando las primeras 21 mil dosis a Rusia para el control de calidad. También trascendió que a partir del mes de junio, de no presentarse complicaciones, la vacuna podrá comenzar a producirse en Argentina.