El dato surge de un relevamiento aleatorio realizado días atrás por profesionales intensivistas, que son parte de la Sociedad Argentina.

Una muestra aleatoria reciente, tomada en 3.332 camas por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) anticipó lo delicado de la situación, ya que hay «una mayor sobrecarga», porque no se cumplen las recomendaciones del Ministerio de Salud nacional.

Entre las conclusiones, describieron que «se encuentran en alta ocupación de camas a predominio de pacientes jóvenes graves portadores de la COVID-19».

 Córdoba no es la excepción.

Existe un gran requerimiento de Asistencia Respiratoria Mecánica (ARM) y la utilización de Posición Prono (PP), la técnica que coloca al paciente boca abajo buscando facilitar la circulación y ventilación pulmonar.

Se estudiaron 163 unidades de terapias intensivas del país, tanto públicas como privadas, observando «una tasa de ocupación del 90%», de los cuales casi la mitad son personas contagiadas de coronavirus.

A nivel nacional, el promedio de edad de los pacientes internados el viernes 16 de abril, día del estudio, fue de 53 años.