Suero equino: por qué podría ser “un gran aliado” contra la segunda ola

416

Fernando Goldbaum, investigador del Conicet, socio fundador y director científico de Inmunova.

La investigación que avala su eficacia fue publicada en una prestigiosa revista. El primer medicamento argentino para tratar la covid fue aplicado en 1400 pacientes severos.Está aumentando mucho la aplicación del medicamento. Nosotros creemos que el suero equino tendrá buena aplicación en esta segunda ola por la situación que atravesamos y porque, claramente, habrá muchos casos graves. Puede ser un gran aliado para bajar la mortalidad y la saturación de las terapias intensivas”, señala Fernando Goldbaum. “A largo plazo, coexistirá con las vacunas, el coronavirus llegó para quedarse”, completa el investigador del Conicet, socio fundador y director científico de Inmunova, la compañía biotecnológica doméstica a cargo del desarrollo. De manera reciente, la investigación que comprueba la eficacia y la seguridad del tratamiento a base de anticuerpos de caballo en pacientes severos de covid fue publicada en la revista EClinicalMedicine, que pertenece a TheLancet. Un nuevo aval que, desde la perspectiva del especialista, “podría impulsar el acceso masivo al suero”. En este diálogo, Goldbaum comparte la actualidad del proyecto y explica por qué podría ser fundamental en un escenario de aumento exponencial de casos y riesgo de inminente colapso sanitario.Hace unos días los resultados de los ensayos de fase II y III fueron publicados en la revista EClinicalMedicine, que pertenece a TheLancet. ¿Qué implica ello?

-Implica la ratificación del trabajo realizado, a partir de la revisión por pares. La investigación que realizamos con el suero equino fue enviada a seis especialistas que realizaron objeciones, recomendaciones y críticas. Luego de una primera ronda de evaluación, pasó por una segunda en las que nos solicitaron realizar algunos cambios adicionales. En definitiva, el hecho de que haya sido publicada significa que las conclusiones a las que habíamos llegado y que llevaron a la Anmat a aprobar el medicamento en condiciones especiales, contaba con una base científica sólida.

–Recordemos cuáles eran las conclusiones a las que arribaron como resultado de los ensayos en fase clínica II y III.

Los ensayos se habían realizado en pacientes moderados y severos, que cursaban la enfermedad con menos de diez días de inicio de los síntomas. Lo que exhibimos en el paper es que el beneficio clínico es mayor en severos, en donde se advierte una disminución de la mortalidad del orden del 45%. A la fecha, el medicamento se ha distribuido, luego de la aprobación de Anmat, a más de 1400 personas atendidas en centros de salud públicos y privados de 16 provincias. Los resultados con lo que está sucediendo son muy pero muy buenos; por supuesto que ya no se suministra placebo porque no es éticamente lógico una vez que la eficacia del medicamento ya fue demostrada.

-Es decir que lo que sucede a los pacientes que reciben el suero equino actualmente es similar a lo que previamente comprobaron en los ensayos…

–No solo es similar, sino que es mejor. Aún no tenemos los datos consolidados, pero los primeros análisis son auspiciosos. El próximo viernes vamos a hacer un simposio y no solo vamos a compartir los detalles del paper sino que también dará una charla Fernando Achinelli, un infectólogo del Hospital de Campaña de Corrientes. Es un ejemplo muy especial porque, a mediados del año pasado, se inauguró un hospital dedicado100% a covid y buena parte de los casos de la provincia son derivados allí. Fernando contará su experiencia con el suero porque en ese centro ya llevan tratados a más de 450 pacientes, y se están observando índices muy interesantes en cuanto a la disminución de la mortalidad e internación en terapia.

–El medicamento está siendo recibido por pacientes severos, ¿cuál es la diferencia con los críticos?

–Los pacientes severos tienen neumonía y el virus ocupa entre el 50 y el 90 por ciento de sus pulmones. Por lo general, reciben algún tipo de asistencia de oxígeno en forma de máscara, aunque aún no han ingresado en terapia. Precisamente los que ingresan a terapia son los críticos y esos no reciben el suero equino, porque nosotros no lo probamos en esas condiciones del ensayo.

–¿Cuáles son los próximos pasos?

Estamos lanzando un estudio de cohortes retrospectivo junto a un equipo del Hospital Italiano para comparar lo que sucede con el suero equino en el hospital correntino. Lo que realizaremos es una comparación entre los valores históricos (recopilados en los meses anteriores previos al suministro del suero) en relación a lo que ocurre ahora. El objetivo es continuar demostrando la eficacia. Frente a la autoridad regulatoria, a los tres, seis y doce meses, debemos hacer presentaciones y actualizaciones de seguridad y eficacia porque nuestra aprobación es en condiciones especiales y nuestra meta es realizar un registro definitivo. Además, como complemento, estamos haciendo un estudio de fase IV para presentar a Anmat. En paralelo con las investigaciones, nos interesa que más pacientes reciban el tratamiento.

–¿Y ello cómo podría suceder?

–El medicamento se distribuye a través del Ministerio de Salud Nacional, las carteras provinciales, municipalidades, obras sociales y prepagas. En verdad, depende de todas estas autoridades públicas y privadas para lograr una aplicación de mayor alcance, es decir, masiva. Creemos que la publicación del trabajo en una revista que pertenece a TheLancet puede ayudar a mejorar mucho la confianza en la tecnología.

–Es decir que no es asunto de escala y disponibilidad, como sucede con las vacunas…

-No, es diferente. Desde hace un par de meses, alcanzamos un régimen de producción que se aproxima a los 10 mil tratamientos al mes. Como es un medicamento que solo puede suministrarse a pacientes graves, la cantidad alcanzaría para cubrir a la mayoría de los casos que presenten un cuadro de estas características. De los individuos que se contagian con Sars CoV-2, entre el 5 y el 10 por ciento es hospitalizado. Dicho porcentaje podría alcanzar un estadio grave y, en efecto, estaría en condiciones de recibir suero equino.

–De manera que cualquier paciente en estado de moderado a grave, a instancias del médico, podría solicitar suero equino.

–Sí, si el médico tratante lo considera, es decisión de las obras sociales, de las prepagas o de los diferentes ministerios de Salud distribuirlo a través de un laboratorio farmacéutico nacional como es Elea. Si todo está ok, el paciente hospitalizado recibe una inyección endovenosa –similar a cuando se suministran medicamentos a través de un suero– por goteo durante un lapso de 50 minutos. Luego de una primera sesión, el mismo procedimiento se repite a las 48 horas. Es muy sencillo, es eficaz y es seguro, por eso queremos que llegue a todos aquellos que lo necesiten.

 

FUENTE :pablo.esteban@pagina12.com.ar