Tras el escándalo por sus visitas a Macri Borinsky se resiste a dejar la causa

88

El camarista, denunciado por sus encuentros con el expresidente Mauricio Macri, rechazó la recusación en su contra planteada por su supuesta vinculación con Darío Nieto, el imputado más interesado en llevar la investigación a Comodoro Py.

El camarista Mariano Borinsky, denunciado ante el Consejo de la Magistratura por sus quince visitas a Mauricio Macri en la quinta de Olivos, seguirá interviniendo en el expediente sobre el espionaje de Cambiemos que se tramita en Lomas de Zamora.

Junto con su colega Javier Carbajo rechazó in limine los planteos que hicieron dos querellantes para que deje la causa y se anule la decisión de remitir la investigación a Comodoro Py, como reclamaban los hombres de confianza del expresidente.

Rafael Resnick Brenner y Jorge Chueco, víctimas del espionaje macrista, recusaron a Borinsky y a Gustavo Hornos por sus visitas a Macri. En el caso de Borinsky, también remarcaron que tenía trato con Darío Nieto, el secretario privado de Macri, que está siendo investigado en la causa.

Nieto no es sólo un imputado, sino quien más interés jugó en el expediente para que la investigación se mudara a Comodoro Py, un territorio amigable para el macrismo.

Según lo publicado por el portal El Destape, Nieto participó en encuentros con Borinsky en la residencia presidencial. Además, el asesor del expresidente tenía anotado en su teléfono que debía comunicarse con Borinsky para consultarle por una denuncia.

Ante el planteo de los dos abogados, la Sala IV de Casación por mayoría decidió rechazarlo sin adentrarse en el análisis. Es más, la tercera integrante de la Sala, Ángela Ledesma, sostuvo que sus dos colegas se habían corrido del procedimiento habitual, en el cual Borinsky debería haber hecho un informe y haberse apartado para que resolvieran los otros integrantes de Sala. Ledesma subrayó que todo esto debería haber sucedido después de pedirle opinión a las partes, lo que posiblemente hubiera derivado en una catarata de críticas para el casador.  Como no se hizo, Borinsky terminó siendo su propio juez.

«Tal como tuve ocasión de adelantar a mis colegas durante la deliberación de este caso, resulta ineludible cumplir con el trámite previsto y, además, dar intervención a todas las partes, de modo de garantizar el derecho de defensa y la contradicción; con el fin de impartir un trámite igualitario en todas las incidencias de este caso y evitar, en definitiva, mayor litigiosidad y la posible afectación de derechos», escribió la jueza. La de Ledesma no es una opinión para nada soslayable, ya que es titular de Derecho Procesal en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

La misma Sala aún debe resolver un planteo del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, que también había reclamado la separación de Borinsky del expediente por los supuestos vínculos con Nieto y porque el hermano de su concuñado es el defensor del exdirector de Asuntos Jurídicos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Juan Sebastián de Stefano. Es factible que el planteo corra la misma suerte, pero aún no fue analizado, según pudo saber este diario.

La resolución se conoce en medio de la crisis que se desató en Casación tras la denuncia de que el presidente del tribunal, Hornos, mantuvo seis reuniones en la Casa Rosada con Macri y que se acrecentó en los últimos días con la revelación de las visitas de Borinsky a Olivos.

Ledesma es una de los tres integrantes de la Casación — junto con Alejandro Slokar y Ana Figueroa — que vienen reclamando a sus colegas una reunión para discutir los alcances del escándalo. Lo hicieron el jueves, pero el resto de los integrantes del tribunal desantendió la convocatoria. Tanto Ledesma como Slokar exigen que Hornos deje la presidencia del tribunal. Figueroa, además, insiste que también deben tratarse los mensajes misóginos de Juan Carlos Gemignani.

El planteo de Chueco y Resnick Brenner también contempló a Hornos porque él integra la Sala IV, aunque no este año por estar ejerciendo la presidencia. En los incidentes que había resuelto el año pasado, había sostenido que la causa debía tramitar en Lomas de Zamora.

Tanto Borinsky como Carbajo entienden que la investigación debe pasar a Comodoro Py, tal como reclaman Nieto y el exdirector general de la AFI Gustavo Arribas. El tema será resuelto por la Corte Suprema porque la vicepresidenta Cristina Kirchner presentó esta semana un recurso de queja para llegar al máximo tribunal.

Mientras tanto, la causa sigue investigándose en Lomas de Zamora. El abogado de CFK, Carlos Beraldi, denunció la supuesta connivencia entre Borinsky y Nieto en esa jurisdicción y pidió que se investigue nuevamente el rol del asesor de Macri.

En Lomas, Nieto tiene una falta de mérito porque los fiscales no encontraron pruebas contundentes que lo vincularan a los dos casos de espionaje por los que estaba siendo investigado — por las marchas en contra de la reforma previsional de Macri y sobre las comunidades mapuche–.

Como ya anticipó Página/12, los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide avanzarán con las medidas de prueba pedidas por Beraldi y resolverán luego si hay elementos para llamarlo a indagatoria nuevamente.