Fue en su discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso. «La toma de deuda del gobierno anterior fue una administración fraudulenta y una malversación pública», dijo.