El Presidente anticipó en una entrevista televisiva que el Gobierno buscará avanzar en un esquema de tarifas «selectivas» de acuerdo al ingreso de los ciudadanos.

Alberto Fernández aseguró que «un acuerdo definitivo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) despertará la confianza» a través de «un programa de objetivos» y «una mejor redistribución del ingreso«, a la vez que ponderó las restricciones sociales impuestas por la pandemia de coronavirus porque, en caso contrario, «la infección hubiera circulado a mayor velocidad y la cantidad de muertos hubiera sido infinitamente mayor».

El Presidente anticipó también que el Gobierno buscará avanzar en un esquema de tarifas «selectivas» de acuerdo al ingreso de los ciudadanos y que se actuará con el «mayor cuidado» en el descongelamiento de los precios de los alimentos.

En una entrevista con la señal NET, Fernández dijo que «el objetivo de la economía argentina es lograr la racionalidad» tras «un déficit fiscal que creció por la inversión adicional para superar la pandemia» del coronavirus.

El Presidente remarcó que «hay que reducir el déficit público» porque «no es bueno en ninguna circunstancia», y consideró que «la reducción del déficit va a ayudar a que la inflación vaya cediendo».

Según Fernández, para eso hay dos posibilidades: «Una es achicar la economía, que genera pobreza y reduce la actividad económica; y la otra es crecer, como hicimos en 2003 con Néstor (Kirchner), sin los programas del Fondo, que ya sabemos cómo terminan«.

Por eso, apostó que un «acuerdo definitivo» con el FMI «despertará la confianza» a través de «un programa de objetivos» y «una mejor redistribución del ingreso».

«La única preocupación que tiene el FMI es el déficit fiscal, que es la misma que tengo yo«, subrayó

Acerca de la suba de precios el primer mandatario puso como ejemplo que en la construcción hubo situaciones «especulativas de algunos corralones» y alertó que la Secretaría de Comercio está trabajando al respecto porque «nadie puede especular con esto».

Consultado sobre las jubilaciones, sostuvo que su Gobierno se comprometió a que «de enero a diciembre» el sector pasivo pueda «ganarle a la inflación».

En tanto, el mandatario indicó que las tarifas «se discutirán en marzo próximo» con un plan en el que «por primera vez serán selectivas». «Hay que cambiar la lógica», expuso, y recordó: «Hasta que llegamos, las tarifas estaban dolarizadas, y eso no lo vamos a repetir«.

Sobre el precio de los alimentos, indicó que hubo un «nivel de congelamiento durante muchos meses y en el último mes el descongelamiento fue precipitado», por lo que se debe actuar con «mucho cuidado» porque eso «afecta a los sectores que gastan exclusivamente en comida».