Según dos abogados, la exdiputada habría utilizado escuchas ilegales a presos de la cárcel de Ezeiza para intentar frenar la investigación por la denominada «causa de los cuadernos».

Los abogados Graciana Peñafort y Alejandro Rúa, víctimas del espionaje y querellantes en la causa que se investiga en Lomas de Zamora, pidieron la indagatoria de la exdiputada del ARI, Elisa Carrió.

La presentación de los letrados, sostiene que Carrió utilizó escuchas ilegales a presos de la cárcel de Ezeiza para intentar desbaratar desde el inicio la investigación del juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, sobre la denominada “Causa D’Alessio”.

De acuerdo a la solicitud, la exdiputada habría accedido a las escuchas a través de sus colaboradoras, las legisladoras Maviana Zuvic y Paula Oliveto, según publica hoy el sitio ambito.com

El pedido fue realizado ante el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé, le atribuye a Carrió “responsabilidad en la maniobra ilegal desplegada desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) con los objetivos de influir en la situación institucional y/o política y/o social del país y en la opinión pública y de dar cobertura a la organización paraestatal que integraban el espía Marcelo D’Alessio y otras personas a las que la nombrada se encontraba estrechamente vinculada”.