Lo hicieron la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba y su Foro Sindical de Derechos Humanos. Reivindicaron que el sindicalista combativo “sigue presente hoy”.

El recordado Agustín Tosco, referente del sindicalismo combativo de Córdoba y el país en las décadas del 60 y 70, fue homenajeado este jueves a 45 años de su muerte en la clandestinidad. La Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Córdoba, y su Foro Sindical de Derechos Humanos destacaron el “homenaje permanente a Agustín Tosco, a 45 años de su muerte en la clandestinidad”.

“Perseguido y encarcelado, sigue presente hoy -junto a otr@s dirigentes sindicales y trabajadores que entregaron sus vidas en la lucha- por ser la referencia clara del rol de la clase trabajadora” señalaron, y retomaron palabras del líder lucifuercista: “El rol de la clase obrera no es participar como socio menor en las  esferas de poder de la oligarquía, sino impulsar las transformaciones  revolucionarias que cambien en profundidad este sistema de opresión,  explotación y miseria. El papel de la clase obrera debe  ser vanguardia  organizada y combativa de los demás sectores populares para lograr la  liberación social y nacional de los argentinos”.

Tosco, una de las personas más buscadas  por la represión pre golpe de Estado de 1976, enfermó en septiembre de 1975 de una encefalitis bacteriana, y la situación de clandestinidad complicó su atención médica, hasta que falleció en Buenos Aires en los primeros días de noviembre de ese año.

El cuerpo fue velado en el domicilio particular de un dirigente lucifuercista, y luego trasladado al Club Redes Cordobesas, donde se montó la capilla ardiente. A su entierro en el cementerio de San Jerónimo concurrieron unas 20.000 personas, que fueron reprimidas. Sus restos descansan en el panteón de la Unión Eléctrica.