El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, habló en Nada del Otro Mundo sobre los objetivos de la cartera.

Con la designación de Nicolás Trotta frente al Ministerio de Educación de la Nación, se “han designado a un equipo con las mejores mujeres y los mejores hombres en una situación de profunda crisis social”.

Así lo calificó el flamante funcionario en diálogo con Nada del Otro Mundo, por FM 102.3.

Parte del eje que plantean desde esa cartera es que “luego de la lucha contra el hambre, la segunda prioridad tiene que ser la educación, como principal herramienta de ruptura de la desigualdad que hoy tiene la sociedad argentina».

Específicamente, detalló, “planteamos la escolarización temprana, con salas de 2 y salas de 3 para nuestros niños y niñas y la jornada extendida en la escuela secundaria. Son dos componentes centrales para romper la estructura de inequidad».

Además, agregó, avanzar en una agenda para profundizar los procesos de formación de los docentes.

Para garantizar “umbrales de ciudadanía” lanzarán el Plan Nacional de Lectura a distribuir libros y un Plan Nacional de Alfabetización, vinculado a lo tecnológico, para niños, niñas y todas las familias.

En relación a este tema, “distribuir netbooks es parte del desafío que tenemos que transitar”, dijo Trotta.

Otro de los desafíos que planteó el ministro es que “la escuela recupere el espacio de centralidad en los procesos de aprendizaje y no lo que hoy termina siendo, una herramienta de contención frente a la debacle social que transita nuestra sociedad”.

«Creemos central cumplir metas como la del 6 % de inversión en educación o del 0,2 % del Presupuesto en educación técnica. No en vano en los ’90 se atacó la educación técnica, al igual que en los últimos cuatro años, en la gestión de Mauricio Macri”, expresó.

Finalmente, confirmó que habrá una paritaria nacional docente, donde no sólo se discutirán salarios sino objetivos pedagógicos.