«No al golpe de Estado en Bolivia», fue la consigna que reunió a diversos sectores gremiales, políticos y de derechos humanos frente a Casa Rosada.