El juez Danilo Pereira del Tribunal Criminal Federal de Curitiba aceptó el pedido de los abogados del ex mandatario para que abandone su celda.

El ex presidente brasileño y líder opositor Luiz Inácio «Lula» da Silva salió en libertad pasadas las 17.42 de este viernes, después de 580 días preso, tras haber sido detenido el 7 de abril de 2018 para cumplir una condena de 8 años y 10 meses por corrupción, según determinó la justicia de ejecución penal de la ciudad de Curitiba, del estado sureño de Paraná.

«Queridos compañeros y queridos compañeras, ustedes no tienen dimensión del significado que tiene para mí estar junto con ustedes», dijo un emocionado Lula a los seguidores que lo esperaban desde hacía horas frente a la sede de la policía Federal en Curitiba, donde estuvo preso desde abril del año pasado.

«Conversé la vida entera con el pueblo brasileño. Durante 580 días ustedes gritaron buen día y buena tardes buenas noches Lula», agregó el ex mandatario, al pisar la calle. «Ustedes eran el alimento de la democracia». agregó.

“La hipocresía me puso en la cárcel para criminalizar la izquierda y al PT», enfatizó el ex mandatario y agregó: «No podría salir de aquí sin poder agradecerles a ustedes, quiero agradecer a mis compañeros que trabajaron día y noche», dijo al salir.

El líder del PT continuó con sus agradecimientos a la multitud que se congregó en las puertas de la prisión: «Tuve chance de pensar todo el día y nunca me olvide de ustedes».

“Ellos quisieron detener una idea, una cuadrilla y una banda de mafiosos para castigar al Partido de los Trabajadores”, enfatizó Lula.

“Me sentí con coraje y quiero que sepan que además de luchar para mejorar, lo haré para que no empeore el país ni sus condiciones”, recalcó.

El ex presidente de Brasil trasmitió en vivo vía Facebook desde el auto que lo trasladaba después de abandonar la cárcel en Curitiba para agradecer el apoyo que recibió en los 580 días que estuvo preso: