Marcos Castagno (26) fue encontrado en un campo  de Miramar mientras se buscaba a Maurcio Abbá. La autopsia reveló que presentaba golpes.

Este viernes mientras se realizaban los rastrillajes en busca de Mauricio Abbá, se encontró un cuerpo sin vida en un pequeño monte entre Miramar y Balnearia. Se trata de Marcos Castagno, de 26 años y con domicilio en Frontera (Santa Fe).

El cuerpo fue hallado debajo de un árbol en posición cúbito dorsal y con un hilo alrededor del cuello, según informaron esta noche fuentes policiales a este diario.

La hipótesis que manejaba la fiscalía de Morteros en un principio era un suicidio, en tanto eso luego cambió. La justicia ordenó el traslado del cuerpo a la morgue judicial de San Francisco para la correspondiente autopsia y la misma habría arrojado que previo al ahorcamiento ya habría estado muerto. El cuerpo presentaba golpes internos, por lo que se baraja la teoría de un homicidio. 

Este joven estaba desaparecido desde hacía unos cuatro días, según contó a LA VOZ DE SAN JUSTO Valentina Castagno, su hermana. La mujer dijo que en el último tiempo Marcos habría tenido problemas con otras personas. Se había ido a vivir a Dante Agodino pero la familia con la que vivía «lo maltrataba, lo usaban».