Lo hacen en reclamo de una actualización de los aranceles que cobran de parte de la obra social de los jubilados.

La Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra) anunció que desde la semana próxima dejarán de recibir pacientes afiliados al PAMI. El titular de la entidad privada, Miguel Discépolo, puntualizó que la medida fue dispuesta «ante la falta de respuestas positivas de las autoridades de la obra social de los jubilados a los recurrentes pedidos de los nefrólogos con respecto a la actualización del arancel de los servicios, prácticamente sin aumentos significativos desde hace bastante tiempo».

En tanto, aclaró que seguirán atendiendo a pacientes crónicos pero solo hasta el 5 de septiembre próximo. Ese día, si no media un acuerdo con el PAMI, suspenderán todo tipo de cobertura.

“Hoy tenemos que resolver un problema mayúsculo que es el desfasaje entre el costo que demanda la práctica y el valor del módulo, distorsión agravada por el tipo de cambio de incidencia directa en insumos y tecnología importados que conlleva la prestación médica, además de las paritarias y el impacto de las tarifas de servicios públicos”, aseguró Discépolo en diálogo con el diario cordobés La Voz.

«El martes 30 fuimos con otras cámaras prestadoras al Pami. Nos recibió Víctor López Monti, que nos dijo que no tenían ninguna novedad para nuestro sector y nos propuso constituir una mesa de diálogo para que, en un plazo de 60 días, se conforme un análisis de costos para determinar el valor de la prestación. Lo rechazamos de plano, porque ya no es el momento de sentarse para empezar a pensar. Este es un conflicto que lleva más de 700 días», contó también el dirigente en diálogo con el diario Página 12.