Conflicto Iturraspe-Casalis: una ciudad fundada sobre el despojo de las tierras

732

El trazado del ferrocarril se desplazó unos kilómetros al sur, a tierras que ya tenían dueños. El despojo de las mismas a sus propietarios dio lugar a uno de los capítulos más polémico de la historia sanfrancisqueña.

El 9 de septiembre de 1886, José Bernardo Iturraspe fundó San Francisco junto a las colonias Freyre e Iturraspe. No obstante, el trazado del ferrocarril Central Córdoba, fundamental en el plan de colonización del empresario y futuro gobernador santafesino, se desplazó unos kilómetros al sur, a tierras que ya tenían dueños. El despojo de las mismas a sus propietarios dio lugar a uno de los capítulos más polémico de la historia local, en donde el poder político enfrentó la resistencia del poder popular, representado por inmigrantes apenas alfabetizados. En esta entrega de Biblioteca de Babel, repasamos el rol de los primeros colonizadores, entre ellos la familia Casalis, y el doble origen de San Francisco.

Luciano Casalis, descendiente de aquellos primeros colonizadores, investigó especialmente este capítulo de la historia local. Entrevistado por LA VOZ DE SAN JUSTO, remarcó su convicción de que la ciudad actual de San Francisco tiene un origen casi independiente al de la colonia fundada por Iturrapse, y que obedece a la inauguración de la estación del Central Córdoba, el 15 de octubre de 1888.

En este sentido, explicó que, al fundarse San Francisco, Iturraspe estimaba que el ferrocarril que uniría Córdoba y Santa Fe pasaría por esta colonia o bien más al norte, por alguna de sus hermanas: Freyre o Iturraspe. No obstante, los encargados de analizar el terreno, optaron por concretar el trazado unos diez kilómetros al sur, para sortear mejor los bañados que existían en la zona. «El problema que tuvo Iturraspe es que la tierra por la que termina pasando el ferrocarril ya se había vendido a distintos colonos, entre los cuales estaban mis antepasados Casalis», detalló el investigador.

«Hacer la América»

Los Casalis llegan a Argentina alrededor de 1882, provenientes del Piamonte, Italia. «Eran personas de escasos recursos que venían a ‘hacer la América’, como se decía. Llegaron al puerto de Santa Fe, estuvieron un tiempo en Rafaela y allí se enteraron de que en la zona existía la posibilidad de que les vendieran tierras. Se contactaron con un representante de Iturraspe y les vendió las tierras de lo que hoy es el centro de San Francisco. Ellos aceptaron la propuesta ante la posibilidad que se les daba de tener su tierra. Fueron así de los primeros colonizadores de la ciudad», informó Luciano.

El plan colonizador de Iturraspe preveía como hecho fundamental el contar con tierras anexas a la estación ferroviaria intermedia entre Córdoba y Santa Fe, ya que allí planeaba instalar su molino. «Para él era fundamental tener parte de las tierras que habían quedado en poder de los Casalis», subrayó el investigador.

¿Qué ocurrió entonces? Casalis señaló: «Surgen una serie de innumerables conflictos entre Ituraspe y los Casalis. Si bien el primero no residía en San Francisco, tenía su representante que estaba en Plaza San Francisco, y con diversas estrategias trataron de recuperar esas tierras que habían adquirido machismo valor por el paso del ferrocarril. No es cierto que los Casalis se opusieran al paso del ferrocarril, como aseguran ciertas versiones. Ellos estaban muy contentos con este hecho, pero querían que ese paso se hiciera con su debida autorización. Pero lo primero que hace Iturraspe es tratar es de recuperar el boleto de compra-venta que habían firmado, con estrategias que fueron desde intentar quitarles el boleto por la fuerza hasta detenerlos para luego extraérselo, e incluso embargarles una partida de trigo para que se les dificultara pagar la cuota del boleto». Algunas versiones son aún más crudas y hablan hasta de intentos de extorsión que llevaron al cepo a integrantes de la familia Casalis.

Iturraspe logra imponer su voluntad de hecho y se hace con estas tierras para ubicar su molino, pero el conflicto estaba lejos de terminar: la serie de litigios encabezados por los Casalis se cerraría recién en 1915, con sus principales protagonistas ya fallecidos. La Justicia santafesina, provincia de la que Iturraspe fuera gobernador, finalmente les da la razón a los Casalis.

El entrevistado precisó que «en aquella época era competente el juzgado de Rosario. Para los Casalis eso era un problema enorme porque las distancias eran grandes y no hablaban bien el idioma. Pero se la fueron rebuscando para meterse en ese mundo tan complicado. Resistieron hasta último momento para no perder las tierras. Los juicios se empiezan a acelerar a partir del fallecimiento de Iturraspe (25 de abril de 1906), hasta que un juez les dio la razón. Pero las tierras que ya habían sido ocupadas no fueron restituidas y tampoco les dieron otras en compensación: les dieron una indemnización que, según lo que estudié, era equivalente al valor de las tierras sin tener en cuenta el paso del ferrocarril. Igual, peor era nada y ya no existía otra instancia de compensación. Uno de los incidentes llegó hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación, algo que para entonces no era para nada normal».

 

 

 

La doble creación de San Francisco  

A modo de conclusión, Casalis opinó: «El 9 de septiembre de 1886 se funda Plaza San Francisco. Pero esta fundación no se refiere a la ciudad como hoy la conocemos, ya que ella tuvo otro origen directamente relacionado a la estación del tren Central Córdoba».

Asimismo, agregó: «Iturraspe tenía un gran interés de que la estación se ubicara en sus tierras porque iba a instalar su molino. Era un empresario, político y una persona muy inteligente que había visto una oportunidad que se le frustraba por no contar con las tierras. La instalación de la estación se demora por este conflicto, pero ya el 15 de octubre de 1888 se inaugura. En torno a la estación se generó un pueblo que coexistía con Plaza San Francisco. Esta última nunca desapareció. De hecho, hasta hace algunos años existía como localidad, pero por resolución de las autoridades municipales de San Francisco se la convirtió en un barrio. Mi opinión es que eso es un error, porque la ciudad de San Francisco tiene una identidad propia distinta a la de Plaza».

Teniendo en cuenta que la ciudad de San Francisco hoy recuerda a sus antepasados con calles y barrios, el investigador dijo finalmente que «dentro de la familia consideramos que hay un reconocimiento hacia nuestros antecesores. Hubo otras familias de colonos que vinieron en la misma época. Todas estas familias llegaron a un lugar en donde no había nada, trabajaron la tierra y representaban lo popular ante Iturraspe, que era el poder y la educación. Esa diferencia de poder le agrega al conflicto entre ellos cierto tono novelesco».

Si una mira un plano de San Francisco, verá que la calle Hermanos Casalis corre paralela a Iturraspe, así como el barrio homónimo a este último está en un extremo casi opuesto al de Dos Hermanos (también en recuerdo de los Casalis). Los homenajeados no se cruzan, pero la distancia es corta. Después de todo, la ciudad es lo que es por unos y por otros.