Espionaje ilegal: Gobierno logró apartar al juez Slokar y allana camino para quitarle el caso a Ramos Padilla

678

El camarista fue desplazado de la causa por sus dos compañeros de sala, que se hicieron eco de un pedido de Carrió. Alarma por un giro de 180° en la investigación

El Gobierno logró su cometido: logró desplazar del D’Alessiogate a un juez clave de la Cámara Federal de Casación Penal, la máxima instancia penal del país que revisa todo lo que sucede en el expediente en que se investiga a una red de espionaje ilegal. Se trata de Alejandro Slokar, quien a partir de hoy ya no podrá intervenir más en el caso, luego de que sus compañeros de sala, Guillermo Yacobucci y Angela Ledesma, hicieran lugar al planteo de recusación que presentó días atrás la cofundadora de Cambiemos, Elisa Carrió. En el mismo movimiento de ajedrez judicial, la Casación allanó el camino para quitarle la causa al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, en un futuro cercano. Todo ocurrió en el incidente de competencia. La presión de la Casa Rosada surtió el efecto buscado.

El Gobierno buscaba por todos los medios tener algún tipo de control judicial sobre la causa que compromete a distintos funcionarios. Con el desplazamiento de Slokar, el oficialismo se garantiza ahora cubrir la vacante con alguno de los restantes magistrados de la Casación, con quienes tiene mayor sintonía político-judicial que con el juez apartado, que es un referente de Justicia Legítima. Su silla para intervenir en este caso se sorteará entre los 10 jueces de las otras salas, de los cuales 9 pueden manifestarse según los intereses de la Casa Rosada.

Yacobucci y Ledesma le dieron la derecha a Carrió al abordar la competencia  del caso (en otro fallo, confirmaron la rebeldía de Stornelli). Si bien en ambos se manifestaron en sintonía con lo que había fallado la Cámara Federal de Mar del Plata, en los fundamentos de la incompetencia se allana el camino para que la pesquisa deje de sustanciarse en el juzgado federal de Dolores en un plazo no muy lejano. ¿Por qué? Se resalta, sobre todo en los fundamentos de Yacobucci, en que la cámara revisora “ha señalado reiteradamente, y de modo inusual, la notoria provisoriedad de la competencia atribuida”.

El mismo juez también señaló que la Cámara reclamó “celeridad” a Ramos Padilla para luego volver a hacer hincapié en que la investigación tramita en Dolores de forma provisoria, al resaltar que “la cuestión pudiera ser reexaminada en la forma y términos que pudieran corresponder”.