Evacuaron colegio por fumigaciones en Balnearia

619

El propietario de un campo no respetaba la distancia hasta la que podía pulverizar. La Justicia le secuestró la maquinaria.

Una docente de la escuela rural Combate de San Lorenzo, ubicada en la zona rural de Colonia La Madreselva, a unos 18 kilómetros de Balnearia, denunció en la comisaría de esa localidad del departamento San Justo que estaban fumigando en un campo cerca del establecimiento y esto afectaría la salud de los 40 maestros y alumnos que permanecían allí.

El viento que soplaba desde el sector norte hacía que el polvo de la fumigación invadiera el establecimiento educativo y el aire se tornaba irrespirable. Además, no se respetaba el área de resguardo ambiental -que es de 500 metros- establecida por ley.

“No aguantábamos ese olor tan fuerte. Teníamos muchos chicos con dolores de cabeza y se les secaba la garganta», contó una docente.

Un móvil policial se hizo presente de inmediato en la escuela haciendo cesar de inmediato la fumigación. Por orden del fiscal de instrucción de Morteros, Alejandro Acuña, la policía secuestró el equipo fumigador.

Además, la Justicia ordenó que se informara lo sucedido al Ministerio de Agricultura y Ganadería de la provincia de Córdoba. En tanto, no se registraron detenciones.

Carina Baravalle, tutora del nivel secundario de la escuela rural afectada, junto a su par de nivel primario, Lilian Calero, fueron las encargadas de hacer rápidamente la denuncia a la policía y la posterior evacuación de los alumnos.

Las maestras evacuaron a los chicos
“Estábamos izando la Bandera en el patio externo de la escuela cuando vimos una máquina fumigadora que se acercaba, pero pensamos que no estaba en funcionamiento, que iba a parar y no iba a fumigar», comentó Baravalle en declaraciones a LA VOZ DE SAN JUSTO.

“Esto fue alrededor de las 7.45, siendo que el horario de ingreso de los alumnos es a las 7.30″, continuó relatando.

“Al rato, y una vez dentro del aula, comenzamos a sentir un olor muy fuerte, que se tornaba inaguantable. Es ahí cuando salgo y veo que la máquina estaba fumigando a 300 metros de la escuela», precisó la docente.

“Automáticamente llamamos a la policía y a nuestros superiores, que nos dijeron que evacuáramos la escuela, tal como lo indica el protocolo», puntualizó.

Baravalle expresó su sorpresa ante la noticia de que el propietario del campo era el que manejaba la máquina fumigadora, siendo que se trata del padre de una exalumna de esta escuela. “La propia Policía nos confirmó que el dueño del campo es el que estaba fumigando. Nos sorprende su actitud siendo que se trata del padre de una ex alumna de esta escuela y sabe que no se puede fumigar en horario escolar», señaló.