«DEJEN DE HURGAR» Mensaje mafioso a periodista que investiga desaparición de Santiago

856

Al mejor estilo El Padrino, el uniformado ofreció un «consejo» al periodista, quien había descubierto datos llamativos en torno a licencias tomadas por efectivos tras la desaparición de Santiago Maldonado.

El clima es muy «espeso» en Esquel, según reportan quienes se encuentran allí trabajando. La ciudad está prácticamente militarizada, y todos desconfían de casi todos en un marco donde el gobierno trata de sostener un encubrimiento a la vista de muchos ojos.

El caso de Santiago Maldonado ya tiene amplia repercusión internacional y pone en jaque al oficialismo, que trata de maniobrar dentro de un margen cada vez más estrecho.

En ese difícil contexto, uno de los periodistas de medios nacionales que se encuentran en el sur como enviados especiales tocó una cuerda que no agradó a la Gendarmería. Y se lo hicieron saber «amablemente».

Fernando Soriano, redactor de Infobae, analizó los pedidos de licencias de varios gendarmes que participaron del operativo que culminó con la desaparición de Maldonado el 1º de agosto pasado, ante lo cual un miembro de la Gendarmería le advirtió: «Un consejo, dejen de hurgar en la vida de los gendarmes».

La (no tan) velada amenaza es doblemente grave, ya que se da en medio de la investigación de una desaparición forzada producida a manos de la propia Gendarmería.

El «hurgamiento» de Soriano que tanto molestó a los uniformados había derivado en la siguiente conclusión por parte del periodista: «Apenas 24 horas después del operativo en la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, al menos seis gendarmes que participaron de las acciones que podrían haber derivado en la desaparición de Santiago Maldonado pidieron licencia a sus superiores y dejaron de trabajar».

En su nota publicada en Infobae detalla las fechas, los lugares a donde viajaron, los roles que cada uno de ellos tuvieron durante el operativo, y especula acerca de las razones que llevaron a tan llamativa «coincidencia» en la necesidad de un descanso.

Luego de reseñar toda la información al respecto, y sobre el cierre de la nota, el periodista dejó constancia -como saludable medida preventiva- de la intimidatoria advertencia que recibió por parte de su interlocutor uniformado.

Fuente: http://www.infonews.com