Fuga de cerebros: advierten que científicos volvieron a emigrar del país

0
56

Federico Ariel, investigador repatriado y recientemente premiado por Academia Nacional de Ciencias Exactas, aseguró que la situación para la Ciencia “es alarmante”.

El científico santafesino, Federico Ariel, que reciente fue premiado por Academia Nacional de Ciencias Exactas retornó de un prestigioso instituto francés para apostar a la investigación en Argentina.

Pero en la actualidad, asegura que la inversión escasea, y que algunos de sus colegas vuelven a emigrar. “La preocupación es grande y las perspectivas muy malas”, alertó en diálogo con el diario El Litoral.

“La Ciencia en Argentina, en general, está en jaque. Y las ciencias experimentales, en particular, están en jaque mate”, expresó el biólogo que recibió el Premio Estímulo que le entregó la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. El reconocimiento es para los científicos menores de 40 años que trabajan dentro de nuestro país.

Durante ese discurso subrayó el mal momento que vive el sector y dejó en evidencia la falta de políticas oficiales para la ciencia.

Graduado en Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional del Litoral, Federico partió a Francia con una beca y en 2014 inauguró el edificio del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL).

Ariel regresó al país como Investigador del Conicet y docente de la Universidad Nacional del Litoral, en el marco del Programa Raíces. El programa político con el que el Estado argentino repatrió cerca de 1.300 de sus mejores “cerebros” actualmente se encuentra vigente, pero los fondos sufrieron recortes o son subejecutados.

“La situación es alarmante. El dinero para instalarme con el grupo de trabajo no llega. De hecho, hay colegas que tuvieron que volver a emigrar, ya los perdimos”, dijo ahora en diálogo con el diario El Litoral. “Pongo plata de mi bolsillo, de mi sueldo. Incluso”, explicó.

Además, señaló que “si esto no cambia de forma urgente entramos en una parálisis total. Hay menos dinero destinado, menos entrada a la carrera de Investigación del Conicet, menos presupuesto en Educación en general y hubo despidos en varias instituciones científicas como el Inta, el Inti, Atucha, entre otras”.

Es una situación muy angustiante porque después nos van a evaluar por un trabajo que no pudimos completar. Y además, se dificulta la generación de conocimiento en el país”, apuntó también.

En ese sentido, disparó contra las políticas del Gobierno nacional que distan de las promesas de Mauricio Macri durante su la campaña electoral. “Hubo dos grandes trampas: se prometió duplicar el presupuesto en ciencia y tecnología en base a uno de los pocos reconocimientos que se hizo del gobierno saliente. Quedaba bien prometer continuidad en ese tema”, señaló y agregó: “Sin embargo, apenas asumió la presidencia, comenzó el recorte de la inversión en el sector”.

Por otro lado, destacó: “En 2018 se profundizó la crisis del sistema científico por el insostenible atraso de los subsidios de investigación. Hoy tenemos sedes de instituciones científicas que deben millones de pesos de luz y que tienen que trabajar evitando usar el aire acondicionado, equipamientos o las computadoras”.

“Como investigadores, no tenemos cabida dentro de este modelo de país que sólo promueve la venta de materias primas, que es la base de un esquema agroexportador. El mundo sólo espera que produzcamos y exportemos materias primas, importando la tecnología de alto valor agregado. Así es el caso de radares, satélites y energía nuclear: los tres campos donde Argentina se estaba haciendo fuerte, ya no reciben las inversiones necesarias“, señaló.